Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Observatorio de la Moda en España: las claves del nuevo cliente estrella de la moda masculina

La pandemia ha cambiado hábitos de consumo, acelerando tendencias e introduciendo otras nuevas. ¿Pero son igual de importantes los cambios experimentados en el segmento de la moda masculina?

Modaes

12 abr 2022 - 04:58

Observatorio de la moda en España: las claves del nuevo cliente estrella de la moda masculina

 

 

La pandemia ha cambiado hábitos de consumo, acelerando tendencias e introduciendo otras nuevas. ¿Pero son igual de importantes los cambios experimentados en el segmento de la moda masculina? Históricamente, el hombre es más conservador a la hora de comprar que la mujer y es un cliente más tardío en adaptar las nuevas tendencias de consumo, pero esto está cambiando.

 

 

Lee la Revista Modaes.es 42

El nuevo desorden mundial de la moda

 

 

Son algunas de las reflexiones que afloraron el pasado marzo en la última edición del Observatorio de la Moda en España, centrado en moda masculina, una iniciativa impulsada por Modaes.es, con el apoyo de Clearpay, que busca generar puntos de contacto y reflexión entre diferentes ejecutivos del sector de la moda. Javier Plazas, experto en moda y analista de tendencias, se encargó de introducir el debate señalando que la moda masculina en España está muy focalizada en el producto y que la pandemia ha afectado mucho al sector, provocando “un freno en la producción de tendencias de cara a la evolución del producto masculino”. Plazas también afeó a las marcas presentes la poca innovación en términos de comunicación, llevando a la moda masculina a ser incluso “aburrida”.

 

“El estilo de la moda masculina ha evolucionado mucho en las últimas décadas, pero, si la comparamos con la moda femenina, ha faltado mucha influencia del fast fashion”, añadió Luis Gestal, director general de Antony Morato en España. A esta conclusión, Juanjo Sotomayor, director comercial global de All We Wear Group (Awwg), agregó que “el hombre es más pragmático que la mujer”, explicando que “ellos compran menos veces, pero gastan más cuando consumen”.

 

Además, el directivo señaló que “todavía hay muchas mujeres comprando ropa para hombres”. Mientras marcas como Dockers registran que un 50% de sus compras de moda masculina están realizadas por mujeres, en Awwg esta cifra asciende hasta el 20%. “También hay que tener en cuenta que el ratio de devolución es un 50% más alto en mujeres que en hombres, esto indica que el hombre es mucho más leal a las marcas”, apuntó Sotomayor.

 

 

 

 

Por su parte, Josep Estol, director de Mango Man, matizó señalando que “la digitalización, por el contrario, ha promovido la infidelidad en el consumo; ahora tenemos más herramientas y eso nos permite tener más opciones a la hora de consumir”, manifestó.

 

Miguel Ángel García Gómez de Zamora, consejero delegado de Ogoza, ahondó en la reflexión apuntando que “el hombre es más sensible a la marca, no al producto”. ¿Y cómo se logra que el hombre adopte nuevas tendencias? “Al hombre le falta inspiración en la moda y hay que buscar referencias que le hagan cambiar su forma de vestir”, señaló el directivo de Ogoza. Por su parte, Richard Gum, director de compras de Cortefiel y Pedro del Hierro, señaló que la casualización sí ha hecho mella en el segmento masculino: “ahora vemos a gente vestir moda outdoor a diario; eso hace unos años era impensable”. Los pantalones de cordones son otro ejemplo de una de las novedades adoptadas por el público masculino en los últimos años, tal y como señalaron varios asistentes. 

 

Pablo López, cofundador y consejero delegado de Silbon, apuntó por su parte que “igual no todo el mundo quiere cambiar lo que había antes del Covid”. “Aunque el online se haya disparado en los últimos años, el hombre es tradicional y prefiere comprar en tiendas; quizás no todo cambie tanto como la gente esperaba después del coronavirus”, sostuvo.

 

 

 

La sostenibilidad también estuvo presenten en el debate. “¿Hasta qué punto el consumidor masculino le da la vuelta a la etiqueta para ver si el producto es sostenible?”, se cuestionó García.

 

En este sentido, Álvaro Cebrián, cofundador de El Ganso, opinó que “hay que ser sostenibles por temas morales y valores de marca, no porque el cliente vaya a pagar más por ello”. “La sostenibilidad debería pasar de ser un atributo de marca a un vector de negocio”, complementó Estol. A lo que Beatriz Velarde, directora general en España de Clearpay, respondió que “a pesar de ser un tema que les preocupa, el 82% de los consumidores prefiere ahorrar frente a contribuir a la sostenibilidad; la oportunidad está en ofrecer herramientas al consumidor para que pueda asumir el incremento del precio”.

 

A esta reflexión, Gun añadió que “un movimiento así en la sociedad también ha venido por parte de los empleados”. “Muchos de ellos, que trabajan en sourcing, producción o supply chain, se han preocupado por implementar nuevos modelos y procesos para mejorar el producto y trabajar de manera más sostenible”, indicó el directivo.