Back Stage

Marta Coll, con la moda en el ADN

La ejecutiva, responsable de márketing tradicional y comunicación de Deporvillage, es hija de los fundadores de Misako. Licenciada en Dirección y Administración de Empresas en IQS School of Management, Coll también ha trabajado en empresas como Grupo Cadarso.

Marta Coll, con la moda en el ADN
Marta Coll es responsable de márketing tradicional y comunicaciónde Deporvillage.

C. Juárez

15 jul 2022 - 05:00

Marta Coll (Barcelona, 1991) lleva el negocio de retail en la sangre. En 1998 sus padres, Mario Coll y Montserrat Tarré, fundadon la compañía de bolsos y accesorios Misako, y doce años después impulsaron Urbaks, también de complementos. “He crecido formando parte de este ambiente empresarial”, señala Coll, responsable de márketing tradicional y comunicación de Deporvillage. La experiencia de haber formado parte de una compañía familiar ha hecho que Coll “siempre se lleve el trabajo a casa”. “Al ver esto en mis padres, todas las empresas donde he trabajado las siento mías, por lo que muchas veces me es difícil desconectar”, reconoce.

 

 

Lee la Revista Modaes 43

El último tren del diseño español

Sólo para suscriptores premium

 

 

De hecho, después de estudiar Dirección y Administración de Empresas en IQS School of Management, Coll se incorporó a la empresa familiar, Misako, realizando unas prácticas en el departamento de diseño. Durante la carrera, la directiva también trabajó para Urbaks, esta vez en márketing, el área donde ha acabado desarrollando el resto de su trayectoria.

 

“Era el momento que empezaron las primeras bloggers, me acuerdo de que enviábamos productos a Gala González o Paula Echevarría y publicaban fotos gratis, algo impensable ahora”, rememora Coll. La directiva apostó por el márketing porque “siempre me he considerado una persona muy creativa y me llamaba mucho la atención pensar en cómo crear campañas o hacer creatividades para enfocarlo en la venta de productos”.

 

Una vez finalizada la carrera, Coll abandonó el nido de la compañía familiar y se incorporó a Grupo Cadarso como becaria en el departamento de márketing. “Ahí no paré de evolucionar”, señala. En la compañía, la directiva trabajó en diferentes posiciones durante siete años hasta convertirse en responsable de marca de las joyas y relojes de Morellato, Maserati, Karl Lagerfeld o Dkny, entre otros. “La experiencia fue muy positiva porque trabajé con marcas de primer nivel”, añade Coll.

 

Justo después de la pandemia, en septiembre de 2021, Coll se incorporó a Deporvillage como responsable de márketing. El principal cambio para Coll no fue “cambiar de lujo a deporte, sino cómo hacer márketing en una empresa tradicional y en un pure player”. “La capacidad de adaptación y reacción en un pure player tiene que ser inmediata, igual que la implementación de las campañas”, relata la directiva.

 

 

 

 

“La diferencia es que ahora la comunicación es mucho más directa y segmentada”, añade. Coll asegura que antes una campaña podía funcionar durante varios meses, y ahora “a veces sólo durante unas horas”. Desde que Coll empezó trabajando en márketing, otro de los mayores cambios que ha observado es “que ahora se hacen muchas campañas en muchos soportes diferentes”. “Antes adaptabas las figuras a los formatos, y ahora es al revés: cada campaña se adapta a cada plataforma”, añade.

 

Otro de los mayores cambios para Coll viene de los clientes. “Ahora tienen acceso a muchísima más información, por lo que hay que ser más inteligentes a la hora de comunicar”, reconoce la directiva. “Si comunicas algo, pero luego le fallas al cliente, lo pierdes para siempre porque tiene más conocimiento sobre el producto”, asegura. El cliente de deporte, además, “es mucho más exigente” explica Coll. “Necesita algo más que entrar en la web, necesita un servicio personalizado y que la empresa se adapte a ellos”, asegura. Este es uno de los retos de Coll para el futuro, según reconoce la directiva: “aprender a estar al servicio del cliente”.

 

Las redes sociales y la pandemia han sido otros dos factores que han trastocado la forma de hacer márketing. “Las redes sociales le han dado la vuelta a la forma de trabajar, y la pandemia ha hecho que se le dé mucha más importancia al márketing digital”, reconoce Coll. Para el futuro, la directiva asegura que le gustaría seguir trabajando en el sector de la moda “si pudiera no me cambiaría nunca -asegura la ejecutiva-; es un sector donde es muy interesante trabajar y donde se puede ver el retorno”.