Entorno

Europa eleva su dependencia de China a máximos en cinco años con el país en ‘stand by’

Entre enero y abril, el gigante asiático copó el 2,04% de las exportaciones europeas de prendas de vestir, frente al 2,02% del mismo periodo del año pasado. Las importaciones europeas de prendas de vestir de China copan ya el 15,6% del total.

Europa eleva su dependencia de China a máximos en cinco años con el país en ‘stand by’
Entre enero y abril, las importaciones europeas de prendas de vestir de China coparon el 15,6% del total.

C. Juárez

18 jul 2022 - 05:00

Europa eleva su dependencia de China. Pese a los confinamientos en varias ciudades del país asiático, el cierre de fábricas, la paralización de la cadena de suministro y el cierre de tiendas de empresas internacionales en el país, Europa continúa siendo muy dependiente de China, tanto para las compras como para las ventas de moda.

 

Entre enero y abril, las importaciones europeas de prendas de vestir de China coparon el 15,6% del total de las compras al exterior de esta categoría de productos. Se trata del máximo en cuatro años, según datos de Icex España Exportación e Inversiones.

 

En 2017, el 16,1% de las importaciones europeas de moda provenían del país asiático. En los años siguientes, la región disminuyó su dependencia de China, y en 2018, las compras de prendas de vestir al país entre enero y abril coparon el 14,8% del total. Durante los tres años siguientes la cuota se redujo aún más: en el mismo periodo 2019, las compras de moda a China eran el 14,3%, en 2020, el 14,1%, y en 2021, el 13,6%. Sin embargo, la tendencia ha dado un vuelto en el arranque de 2022.

 

 

 

 

Además de las importaciones, la moda europea también depende hoy más de China como cliente. Entre enero y abril de 2017, el gigante asiático compró el 1,2% de las prendas de vestir que Europa exportó.

 

La dependencia de China como cliente fue elevándose año a año, copando el 1,4% en los cuatro primeros meses de 2018 y el 1,5% del total de las ventas en el mismo periodo de 2019. Entre enero y abril de 2020 la cuota se redujo hasta el 1,3% de las ventas. En los cuatro primeros meses de 2021 China volvió a incrementar sus compras de prendas de vestir a Europa, copando el 2,02% del total.

 

En Estados Unidos, sin embargo, la tendencia es a la inversa. En abril, las importaciones estadounidenses de prendas de vestir en China cayeron un 26,7% en volumen y un 24,6% en valor, copando el 26,3% y el 16,8% del total de las importaciones, respectivamente, según datos de la Office of Textiles and Apparel (Otexa) recogidos por el profesor de la Universidad de Delaware Sheng Lu.

 

 

 

 

Según el experto, la política del Covid Cero y los nuevos confinamientos fueron los dos principales factores que contribuyeron a la caída. Además, las importaciones estadounidenses de productos chinos de algodón acumulan una reducción del 15% entre enero y abril, y las perspectivas pasan porque el dato disminuya más tras la entrada en vigor de la Ley de Prevención del Trabajo Forzoso Uigur, que se oficializó el pasado junio.

 

Mientras la moda estadounidense reduce su dependencia de China, traslada su aprovisionamiento a otros hubs de Asia. Entre enero y abril, por ejemplo, Estados Unidos incrementó un 18,5% sus compras de prendas de vestir de Vietnam.

 

Europa, por su parte, ha aumentado la cuota de compras a Bangladesh en los últimos años. Si entre enero y abril de 2017 el 9,8% de las compras europeas de moda provenían del país, en los cuatro primeros meses de 2022 la cuota se sitúa en el 13,45%.