Entorno

El comercio británico se prepara para un primer semestre “duro” y pospone la recuperación

Las ventas minoristas en el país registrarán un aumento de entre el 1% y el 2,3% en los seis primeros meses de 2023 y, en la segunda mitad del año, se incrementarán entre un 3,6% y un 4,7%. La moda continuará rezagada en el primer semestre.

El comercio británico se prepara para un primer semestre “duro” y pospone la recuperación
“El primer semestre de 2023 será duro para los hogares y para los retailers”, avisa Kris Hamer, director de investigación de la patronal británica de comercio.

Modaes

3 ene 2023 - 10:05

El comercio británico aguanta la respiración. En el primer semestre de 2023, el sector del país se enfrenta a un entorno “duro” y sus ventas se incrementarán sólo entre un 1% y un 2,3%, pronostica el British Retail Consortium (BRC).

 

La organización pospone la recuperación hasta el segundo semestre del año, cuando el comercio minorista comenzará a acelerar su ritmo de crecimiento, hasta entre un 3,6% y un 4,7%.

 

Con todo, la moda y el calzado continuarán rezagados frente a otras categorías como la alimentación y llegarán incluso a reducir sus ventas en el primer semestre. A partir de la segunda mitad del año, el sector retomará el crecimiento frente a 2022, prevé el BRC.

 

 

 

 

“El primer semestre de 2023 será duro para los hogares y para los retailers”, avisa Kris Hamer, director de investigación de la patronal británica de comercio. “La inflación hará que el comercio parezca al alza, pero disminuirán los volúmenes de venta”, pronostica el empresario.

 

Además, el BRC “no ve señales de que los costes para los retailers se reduzcan”, explica. “Para la segunda mitad del año sí hay optimismo, se reducirá la inflación y se incrementará la confianza del consumidor, lo que resultará en una mejora del comercio minorista en cuanto a volumen de ventas”, añade la organización.

 

En 2022, el comercio británico experimentó el cierre de 47 tiendas al día de media, según estimaciones publicadas por el Centre for Retail Research (CRR). En total, fueron 17.145 comercios los que echaron el cierre definitivo en los últimos doce meses en Reino Unido, el mayor dato desde hace más de cinco años. En 2021, con el impacto de la pandemia aún más reciente, cerraron en el país 11.449 tiendas.

 

Los cierres de 2022 han supuesto la pérdida de 151.474 empleos de comercio, sumados a los 105.727 empleos que se perdieron en 2021. En el último año, los cierres se han debido a una racionalización de costes, más que al colapse de empresas, según explica el CRR. En 2023, esta tendencia continuará al alza, aunque la organización también pronostica el cierre de grandes compañías.