Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Oct 201711:40

Moda 4.0

 

 

Que el futuro de la moda, como el de casi cualquier sector, pasará por la adopción de las nuevas tecnologías, es algo evidente. Pero, más allá de la ya inevitable adopción del ecommerce, o de unos u otros experimentos con las nuevas tecnologías en el retail, las compañías del sector comienzan a darse cuenta de que, si de verdad quieren ir por delante, necesitan talento y conocimiento.

 

Pero el talento que necesitan ya no se encuentra, como antaño, en las clásicas escuelas de moda, sino en garajes de California, incubando ideas con el sueño de convertirse en las nuevas promesas de Silicon Valley o de terminar fichando por Facebook, Google o Apple.

 

La moda sabe que este es un tren que no puede perder y ya ha comenzado a captar talento. El último en sumarse a la lista ha sido Asics, que ha puesto en marcha un fondo de inversión de 24 millones de euros destinado a invertir en start upsespecializadas en el deporte, el bienestar, la tecnología y la sostenibilidad.

 

Asics se suma así a grupos como Showroomprive, que convocó el año pasado la primera edición de los premios Wearable para potenciar el desarrollo de cuatro proyectos creados por emprendedores o start ups relacionados con el sector tecnológico y textil, o L’Oréal, que invirtió en mayo en la incubadora de nuevas empresas Founders Factory.

 

También la británica Asos unió fuerzas el año pasado con la aceleradora de start ups Wayra, propiedad de Telefónica, para desarrollar un programa para apoyar a start ups especailizadas en tecnología para el sector de la moda y la publicidad.

 

Por su parte, grupos de grandes almacenes como Neima Marcus, Hudson’s Bay o Galeries Lafayette y retailers como Bestseller se están armando de pure players para dar un nuevo impulso a su negocio online y captar talento.

 

Si, en el pasado, los artesanos y, después, los creativos, construyeron el negocio de la moda, en el futuro esperen que sean los ingenieros, científicos, analistas de datos y especialistas en innovación los perfiles más buscados en un negocio que, en cualquier caso, no puede permitirse ir un paso por detrás. 

...