Líder en información
económica del negocio
de la moda

Equipamiento

Reposicionar un tercio del parque o colapsar: las perspectivas para los ‘malls’

La densidad comercial en España se sitúa en 349 metros cuadrados por cada mil habitantes, por encima de la media europea, y en 2024 podría llegar a 365 metros cuadrados por cada mil habitantes, ya que está prevista la incorporación de otros 761.268 metros cuadrados.

Reposicionar un tercio del parque o colapsar: las perspectivas para los ‘malls’
La considerada como elevada densidad comercial, de más de 300 metros cuadrados por cada mil habitantes, se registra en más de la mitad de las provincias españolas.

Abel Pujol

21 jun 2022 - 05:00

Reposicionarse o morir. El parque español de centros y parques comerciales apunta al colapso si no se promueve una apuesta firme para incentivar cambios de uso en un tercio de la superficie comercial actual, que correspondería a unos 5,5 millones de metros cuadrados, según el informe The Retail Property Telescope de EY.

 

La situación viene provocada porque la media de densidad del parque actual ya se encuentra por encima de la de los países europeos del entorno y, anticipando el pipeline de nueva superficie que se incorporará en los dos próximos años, la consultora apunta hacia el reposicionamiento de los activos menos core hacia el segmento oficinas o logístico para poder aprovechar la superficie liberada.

 

El informe pone cifras a la posible tragedia. La suma de la superficie de centros comerciales, parques comerciales, centros de ocio y otros activos de retail, que en total alcanzan 16,5 millones de metros cuadrados, sitúa actualmente la densidad comercial en España en 349 metros cuadrados por mil habitantes.

 

La consultora destaca que la media española está por encima de la mayoría de países europeos, que se sitúa en 285 metros cuadrados por cada mil habitantes, y advierte que, de llevarse a cabo todos los proyectos previstos para los próximos dos años, que añadirían 761.268 metros cuadrados, y si no se reposicionase ningún activo actual, el sistema comercial español se convertiría en “catastrófico”. EY prevé que en esta contingencia la densidad escalaría hasta los 365 metros cuadrados por cada mil habitantes en 2024, una cifra notablemente superior a la media actual de los países del entorno.

 

 

 

 

La considerada como elevada densidad comercial, de más de 300 metros cuadrados por cada mil habitantes, se registra en más de la mitad de las provincias españolas, destacando Zaragoza (702 metros cuadrados por cada mil habitantes); Las Palmas (540 metros cuadrados por cada mil habitantes), Álava (509 metros cuadrados por cada mil habitantes); Valladolid (497 metros cuadrados por cada mil habitantes); Madrid (476 metros cuadrados por cada mil habitantes); Cádiz (473 metros cuadrados por cada mil habitantes); A Coruña (462 metros cuadrados por cada mil habitantes) o Valencia (461 metros cuadrados por cada mil habitantes).

 

Además, del pipeline previsto hasta 2024, el 55% de la nueva superficie a incorporar, 418.033 metros cuadrados, corresponde a activos que se ubicarán en provincias donde ya se registra una densidad superior a los 300 metros cuadrados por cada mil habitantes, por lo tanto, se profundizaría esta saturación en las regiones donde la ratio ya se encuentra por encima de la media europea.

 

La comunidad donde esta densidad escalaría de forma más importante sería Madrid, que actualmente ocupa la cuarta posición de la tabla de mayor densidad y que, con la incorporación prevista de 191.000 nuevos metros cuadrados hasta 2024 se erigiría como la región con más oferta comercial del estado. A Coruña, donde están proyectados otros 90.000 metros cuadrados; Málaga, con un pipeline de 51.000 metros cuadrados y Cádiz, con otros 28.000 metros a incorporar en los dos próximos años, también verían como la ratio comercial por habitante escalaría de forma exponencial.

 

 

 

Para evitar esta coyuntura, el informe apunta que 5,5 millones de metros cuadrados tendrán que reposicionarse y adaptarse a otros usos, como el de oficinas, donde gana enteros la opción de localizar coworkings en la superficie comercial liberada, o hacia el segmento logístico, ya sea como punto de recogida como de distribución.

 

“Este reposicionamiento ha de venir de la mano de la colaboración público-privada, ya que las administraciones han de dar facilidades, sobre todo en el campo de los permisos urbanísticos, para promover los cambios de uso necesarios para que los propietarios puedan adaptar sus activos sin impedimentos”, apunta Javier García Mateo, socio responsable del sector real estate de EY España.

 

El informe también analiza el pipeline, clasificándolo en base a proyectos que la consultora considera más viables en su ejecución y plazos, con lo que los 761.268 nuevos metros cuadrados planeados para 2024 podrían acabar siendo menos. De hecho, del total de centros y parques comerciales proyectados, EY clasifica casi un tercio de los mismos como poco probables o con situación más desfavorable para llevarse a cabo en el plazo y forma establecido, con lo que, de cumplirse las previsiones de la consultora, habría 356.030 metros cuadrados que no entrarían en funcionamiento en los dos próximos años.