Líder en información
económica del negocio
de la moda

Equipamiento

Lenzing invierte más de mil millones para construir su mayor fábrica de lyocell en Tailandia

El fabricante austriaco de hilatura, que empezará en otoño a construir la nueva planta, desembolsará 400 millones de euros para iniciar el proyecto.

Modaes

26 jun 2019 - 10:05

Lenzing invierte más de mil millones para construir su mayor fábrica de lyocell en Tailandia

 

 

Lenzing refuerza su producción con una nueva fábrica en Tailandia. El grupo austriaco ha anunciado que invertirá más de mil millones de euros para construir una nueva planta industrial en el país asiático en los próximos años. La factoría, que se ubicará en la localidad de  Prachinburi, cerca de Bangkok, estará especializada en lyocell y tendrá una capacidad máxima de producción de 100.000 toneladas.

 

La empresa ha anunciado que desembolsará 400 millones de euros para iniciar la primera fase de la construcción de la planta de hilos, que será la más grande del mundo de sus características, según ha anunciado la empresa en un comunicado.

 

La operación, que ya ha recibido el visto bueno de las autoridades tailandesas, empezará a ejecutarse a partir de este otoño y se prevé que la planta entre en funcionamiento a partir de finales de 2021. Lenzing no descarta construir más fábricas en Tailandia en los próximos años, así como construir nuevas plantas productivas de hilos en otros países.

 

 

 

 

La empresa ha señalado que está buscando a un socio estratégico con una compañía de ingeniería para apoyar el crecimiento de la empresa a nivel mundial. Recinetemente, el grupo cerró un acuerdo con la empresa tecnológica de Hong Kong TextileGenesis para aplicar el blockchain para asegurar la trazabilidad de su productos.

 

El fabricante de viscosa cerró 2018 con unas ventas de 2.180 millones de euros, un 3,7% menos que el año anterior, cuando la empresa facturó los 2.259,4 millones de euros. El resultado neto se situó en 148,2 millones de euros frente a los 281,7 millones de 2017, un 47,3% menos. En la misma línea, el resultado bruto de explotación (ebitda) disminuyó un 24%, hasta 382 millones de euros, presionado por el incremento de precios en las materias primas y de los costes energéticos.