Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Tod’s sufre el embate del Covid y reduce un 37% su facturación en 2020

La compañía ha cerrado el ejercicio con unas ventas de 647 millones de euros y unas pérdidas de 73 millones de euros. La empresa se apoyó en China y el ecommerce para moderar la caída.

Modaes

11 mar 2021 - 10:46

Tod’s sufre el embate del Covid y reduce un 37% su facturación en 2020

 

 

Los mocasines de Tod’s sufren el golpe de la pandemia. La compañía italiana, propietaria de marcas como Roger Vivier o Hogan, ha cerrado el ejercicio 2020 (finalizado el 31 de diciembre) con una reducción de sus ventas del 37%. Pese a esto, la empresa se muestra optimista con respecto a una recuperación este año.

 

El grupo de lujo concluyó el pasado ejercicio con una facturación de 647 millones de euros, frente a los 1.025 millones de euros del año anterior. El resultado neto se situó en rojo, con unas pérdidas de 73 millones de euros, frente al beneficio de 46 millones de euros de 2019. El resultado bruto de explotación (ebitda), por su parte, fue de 40 millones de euros.

 

En el cuarto trimestre, las ventas de Tod’s se contrajeron un 23% respecto a 2019, hasta 185 millones de euros. La compañía acusa el cierre de establecimientos en varios países, así como la falta de turismo internacional y las restricciones de movilidad. “En este escenario, hemos incrementado nuestras inversiones en márketing, principalmente digital, que consideramos una herramienta de comunicación para dialogar con las nuevas generaciones de consumidores”, ha señalado Diego Della Valle, presidente y consejero delegado del grupo.

 

 

 

 

Después de un primer semestre complicado por el confinamiento y el cese de actividades no esenciales en varios países para contener la pandemia, Tod’s volvió a verse penalizado en noviembre con la nueva oleada de cierres. Después de una buena evolución de ventas en octubre, las restricciones en Europa y algunas regiones de Asia volvieron a mermar el negocio de la compañía. Pese a esto, “los resultados de la red de tiendas propias en el cuarto trimestre mostraron una ligera mejora en comparación con el tercer trimestre”.

 

En noviembre, aproximadamente el 83% de la red de puntos de venta propios de la compañía permaneció activa, mientras que en diciembre el dato se situó en un 87%. Por su parte, el canal online de Tod’s experimentó un crecimiento a doble dígito en el conjunto del año, con “una nueva aceleración en el cuarto trimestre”.

 

El canal wholesale, que también incluye franquicias, registró una reducción de ventas del 30%. El año pasado, además, Tod’s “adoptó una estrategia de especial cautela con este canal, que está experimentando una reducción estructural, especialmente en Europa y Estados Unidos”.

 

Por mercados, China (incluyendo Hong Kong, Macao y Taiwán) fue la región que mejor evolucionó en el conjunto del año, registrando una caída de ventas de sólo el 9%, hasta 197 millones de euros. La potencia asiática se ha convertido en el principal mercado para Tod’s, copando ya el 31% de la facturación total.

 

En Europa (excluyendo Italia), los ingresos del grupo se hundieron un 37%, hasta 150 millones de euros, a raíz de los cierres y las restricciones impuestas a lo largo del año. En el mercado local de la compañía, las ventas también se contrajeron un 37%, hasta 164 millones de euros. Por su parte, la región de América, la menos relevante para Tod’s por volumen de negocio, fue la que registró la caída más acusada, del 48%, hasta 37 millones de euros.

 

 

 

 

Por marcas, Tod’s, la más importante para la compañía por volumen de ventas, registró el desplome más acusado, del 36%, hasta 298 millones de euros. Roger Vivier, por su parte, retrocedió un 20%, hasta 160 millones de euros, mientras Hogan tuvo una evolución más negativa, con un descenso de ventas del 28%, hasta 142 millones de euros. Fay, la marca más pequeña del grupo, hundió sus ingresos un 33%, hasta 38 millones de euros.

 

Por categorías, el calzado fue el principal motor de ventas de la compañía, ya que representó el 81% del total. Este segmento registró una caída de ventas del 29%, hasta 519 millones de euros, mientras que los accesorios y los artículos de cuero fueron el principal lastre de Tod’s, con un desplome del 40% de ventas, hasta 73 millones de euros. La moda, la categoría con menos relevancia para la empresa, registró un descenso de ingresos del 29%, hasta 44 millones de euros.

 

Para este 2021, Tod’s se muestra positivo con una recuperación, “aunque no debemos olvidar el contexto de gran incertidumbre, provocado por el desconocido Covid-19, aún muy presente en muchas partes del mundo”, ha matizado Della Valle. La compañía finalizó el año con 300 tiendas propias en todo el mundo y 103 franquicias, frente a los 290 establecimientos propios y las 115 franquicias del año anterior.