Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Naïve se repliega en Barcelona y apuesta por Madrid en su plan de crecimiento en España

C. Pareja

7 jun 2012 - 12:45

Naïve, firma especializada en moda femenina fabricada en algodón orgánico y materiales naturales, cambia su estrategia en España. La compañía ha cerrado su único establecimiento en Barcelona (ubicado en el barrio del Born) y apuesta por Madrid en su plan de crecimiento. La empresa acaba de poner en marcha una nueva tienda en la capital y busca oportunidades en nuevas ciudades españolas, tal y como ha explicado Juan Padilla, fundador de Naïve, a Modaes.es.

 

“Cerramos el único establecimiento que teníamos en Barcelona por problemas de gestión con nuestros socio –explica Padilla-; la marca funcionaba muy bien en el mercado catalán, por eso mismo ya estamos buscando una nueva ubicación para abrir un nuevo punto de venta, esta vez totalmente propio”.

 

Madrid es, en estos momentos, el mercado por el que más está apostando Naïve. “Acabamos de abrir una tienda en el barrio de Salamanca y ya contamos con tres puntos de venta más en Madrid, por lo que ahora nos gustaría apostar por nuevas ciudades”, asegura Padilla.

 

La compañía se encuentra en negociaciones con un socio local en Bilbao para abrir su primer punto de venta bajo el régimen de la franquicia. “Queremos probar también ésta fórmula, que puede ayudarnos a crecer mucho más rápido”, dice el empresario. Además de distribuir sus creaciones en tiendas monomarca, Naïve también está presente en más de cuarenta puntos de venta multimarca.

 

En paralelo, Naïve busca oportunidades en los mercados internacionales. La compañía ya cuenta con cuatro puntos de venta en Alemania y durante este año prevé empezar a operar en mercados como Bélgica y Los Ángeles. “En Estados Unidos hemos contratado a un agente que lleva otras marcas españolas, como Sita Murt y The Hip Tee”, concluye Padilla.

 

La compañía, con sede en Madrid, ha cerrado el ejercicio 2011 con una facturación de 450.000 euros. La previsión que contempla la marca para este año es finalizar el ejercicio 2012 con unas ventas de 800.000 euros, impulsadas por los nuevos establecimientos en España.