Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

El vicepresidente de New Balance declara en Madrid y se niega a contestar a Experience

Paul Guaron ha declarado este lunes como investigado en los juzgados de Plaza Castilla de Madrid en el marco de la batalla judicial de la compañía estadounidense de moda deportiva con su exsocio en España.

El vicepresidente de New Balance declara en Madrid y se niega a contestar a Experience
Paul Guaron ha declarado hoy en calidad de investigado junto a Anna Scheidgen y Ángela Scheidgen.

Modaes

7 nov 2022 - 14:00

El vicepresidente de New Balance declara en Madrid. Paul Guaron ha declarado este lunes como investigado en el marco de la batalla judicial de la compañía estadounidense de moda deportiva con Experience, su exsocio en España, pero se ha negado a responder a las preguntas de los abogados de la acusación, según Europa Press.

 

El directivo ha sido llamado a declarar en el juzgado de instrucción número 9 de Madrid junto a Anna Scheidgen, ex directora general de New Balance en España, y su hija Ángela Scheidgen, que la sustituyó al frente de la empresa a principios de año.

 

Pese a los intentos de Guaron, el juez no le ha permitido declarar por videoconferencia desde Boston, donde New Balance tiene su sede global, y le ha obligado a personarse en los juzgados de la Plaza de Castilla de Madrid.

 

El directivo había solicitado al juzgado declarar de forma telemática, pero el juez lo rechazó. Posteriormente, los representantes de Guaron apelaron a la Audiencia Provincial de Madrid, que también desestimó el recurso.

 

 

 

 

“El investigado es consejero de la sociedad española Alfico y secretario del consejo de otra sociedad española, Broporma Retail. Esta vinculación con España hace que no pueda acogerse a un motivo excepcional que permitiría su declaración por medios telemáticos”, argumentó el juez en el auto.

 

Experience Group fue socio en España de la compañía estadounidense durante una década. A principios de año, la empresa inició un procedimiento concursal penal contra New Balance, acusando a la empresa y a sus directivos de la presunta comisión de delitos de coacciones, delito contra el mercado y acceso a información privilegiada. Experience también argumenta que el daño provocado asciende a unos cuarenta millones de euros.

 

La empresa sostiene que New Balance rompió de manera unilateral el contrato que mantenía con ellos. Experience Group era el encargado de gestionar y comercializar los productos de New Balance en España y Portugal.

 

La decisión del grupo estadounidense de romper con su socio motivó que Experience Store y Experience Store Outlet entrasen en concurso de acreedores y posteriormente se declarara la extinción de ambas sociedades, lo que provocó el cierre de veintidós establecimientos entre España y Portugal y el despido de cerca de 250 empleados.

 

Tras romper con su socio, New Balance reactivó su expansión con retail en España volviendo a poner en marcha tiendas propias en Madrid, Barcelona y Portugal, en muchos casos ubicadas en los mismos locales donde antes se encontraban las tiendas gestionadas por Experience.