Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 201703:15

Está de moda hablar de producción en proximidad

Tras el desaguisado financiero que se desencadenó con el desplome de Lehman Brothers en agosto de 2007, Occidente tuvo clara la respuesta: reindustrializar, regresar a la economía productiva, olvidar el cortoplacismo de los pelotazos financieros y poner de nuevos los pies en el suelo, en las fábricas, en los talleres. Llevamos ya cinco años con la melodía.

 

La industria textil, una de las pioneras en el proceso de deslocalización, aspira también a abanderar la reindustrialización en Europa y los Estados Unidos. Una de las patronales de la indsutria española del textil, la Asociación Industrial Textil del Proceso Algodonero (Aitpa), celebró la semana pasada en Barcelona su asamblea general, en la que nombró nuevo presidente, hizo balance del último ejercicio y concluyó con una charla del periodista Jordi Goula precisamente sobre la reindustrialización. Goula recordó que, efectivamente, países como Reino Unido, que fueron de los primeros apostar por una economía financiera y de servicios, están reorientando ahora su estrategia hacia la industria. Lo mismo ocurre en Francia o Estados Unidos.

 

En España, por el momento, ni mu en apoyo a la industria. El Gobierno de Mariano Rajoy no sólo no ha hecho ningún gesto en este sentido, sino más bien lo contrario. El Consejo Intertextil Español (CIE) lleva meses mostrando su total indignación con la política del nuevo Ejecutivo. La patronal se queja del aumento de la factura energética, de la subida del IVA y del fin de las bonificaciones a la contratación. El Icex, por su parte, ha reducido el presupuesto a la promoción exterior otro 40% para 2013. Los recortes del Gobierno también les llegan a ellos. Pero Europa tampoco se lo pone fácil. Durante la conferencia de Goula, un empresario acusaba a la política europea de frenar las exportaciones en su empeño por mantener un euro fuerte.

 

La industria española del textil da algunos indicios de recuperación, pero no son lo suficientemente contundentes para poder hablar de reindustrialización. En todo caso, “falta dar un paso más”, tal y como aseguró Goula. Pero cómo lograr este empujón si el viento no sopla a favor: el contexto económico no es propicio, el gobierno está por otras labores y el crédito no fluye. “Está de moda hablar de producción en proximidad, pero esto no quiere decir que ocurra en realidad”, me aseguraba por lo bajo un hilador catalán.

 

Los indicios que se tienen de retorno de la producción en proximidad son consecuencia de los cambios en la estrategia de aprovisionamiento de los grandes grupos de distribución. A estas compañías, las colecciones de mayor componente moda, las series cortas y las reposiciones prefieren producirlas en la zona Euromediterránea, un área próxima más extensa que el territorio español. De hecho, en muchos casos, el retorno de la tejeduría en Cataluña se debe al protagonismo que ha tomado en los últimos años la confección marroquí.

 

A quien le interesa la reindustrialización es a la gran distribución, la misma que en su día fue motor de la deslocalización. Y los empresarios industriales se indignan de nuevo cuando desde El Grupo (nombre con el que el sector se refiere a Inditex) se sorprenden de no encontrar proveedores en España. Así que, si a estas compañías les interesa volver a producir aquí, no por patriotismo sino porque les salen las cuentas, quizá también deberían involucrarse en este "paso más" que debe dar el textil para que, en vez de hablar, podamos por fin constatar que nos reindustrializamos.

...