Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

06 Ago 202008:52

Verdad

La verdad

 

 

La segunda acepción de verdad en el diccionario de la Real Academia de la Lengua es, probablemente, la que más se ajusta a lo que se refiere el titular de este artículo. A saber: “conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa”.

 

A riesgo de parecer grandilocuente en estos momentos históricos, lo cierto es que la verdad es uno de los conceptos más importantes en el día a día de un periodista y, particularmente, de los que hacemos Modaes.es. Alguien dijo alguna vez: “admiro a los que buscan la verdad y desprecio a los que creen tenerla”. Nosotros estamos de acuerdo.

 

Buscar la verdad de lo que ocurre y transmitirla a nuestros lectores es nuestra misión como periodistas, y la veracidad de nuestras informaciones es la base de nuestra propuesta de valor como empresa. Modaes.es cumplió el año pasado diez años (ya tenemos once, por cierto) porque siempre hemos buscado la veracidad, con empeño y profesionalidad, sin renunciar a meternos de vez en cuando en asuntos complicados: cuando la verdad no queda clara, cuando es poliédrica, cuando está oculta...

 

 

 

 

El caso es que, en este momento de nuestra historia, este determinante momento de nuestra historia, me permito añadir, la verdad no es sólo importante para los que tenemos la información como materia prima, sino para todo el mundo. Y particularmente para la moda.

Antes de que las palabras coronavirus y Covid-19 se apoderaran de nuestros titulares, en Modaes.es estábamos desarrollando la idea, robada de muchos expertos, profesionales y empresarios con los que hablamos día a día, de que la moda necesita más que nunca autenticidad (verdad). Para seducir de nuevo a un consumidor que se resiste a pagar por las prendas, la moda debe enarbolar banderas como la de la creatividad y construir discursos que vayan más allá del “más barato” o “sólo hoy porque es Black Friday”. Discursos que, para ser creíbles, deben tener un trasfondo de verdad, ya que el consumidor se dará cuenta si intentamos engañarle.

 

Ayer, dos personas del sector de la moda hicieron oír su voz con sendas cartas en las que, a mi juicio, pudo verse mucha de la verdad de la que el sector necesita. Al menos yo creo que sus protagonistas las escribieron en conformidad con lo que sienten y piensan en estos momentos difíciles.

 

Uno fue Pablo Isla, presidente de Inditex, quien apeló a la “serenidad, confianza y solidaridad” como los valores necesarios en estos momentos para superar una crisis que, según dijo, “quedará como un mal recuerdo en nuestra historia”. Desde la corrección política que se espera de una cotizada y, además, de una compañía líder en su sector como Inditex, el presidente de la compañía dijo que, “como estamos demostrando en los diferentes países y ciudades, todos juntos vamos a ser capaces de superar esta situación”.

 

En un código más interno, Isla señaló que, “desde su solidez, desde sus principios, nuestra empresa va a estar dispuesta siempre a dar respuesta en todo lo que sea necesario”. Ciertamente, si la reacción rápida ante los cambios en el mercado es una de las grandes fortalezas del modelo de Inditex, en una crisis como la actual es cuando puede dar el do de pecho. Reaccionar rápido y con serenidad, salir a flote y, de paso, enseñar a otros actores del sector que esto puede hacerse.

 

 

 

 

La otra carta a la que me refiero es de Pompeii, titulada “Joder” y difundida a través de todas las redes sociales. “Una carta a corazón abierto”, según indica la misiva, que sin duda describe con toda honestidad el sentimiento de unos jóvenes empresarios que se han visto abocados a presentar un expediente de regulación temporal de empleo (Erte) sobre el 100% de su plantilla. “Estamos viviendo esto como una película, una de miedo”, explican.

 

Lo más jodido de la situación es no ser egoísta. Hay mucha gente enferma, mucha gente pasándolo mal. Muchas empresas como nosotros. Por supuesto que no necesitáis ni unas zapatillas, ni una camiseta, ni nada de nada. Porque lo primero, es lo primero”, dicen los fundadores de la empresa.

 

Con la verdad por delante. De ninguna otra manera el sector puede pensar en el cada vez más cercano día de mañana. Porque, como me dijo un empresario hace tres días, ya queda un día menos para que esto pase.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...