Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Ene 202204:37

¿Qué es para ti moda?

¿Qué es para ti la moda?

 

 

¿Qué es para ti moda? Enfrentados ante esta pregunta, las respuestas más populares suelen ir de un bolso de Louis Vuitton a una tienda de Maje, pasando quizás por un flagship de Primark. Pero, ¿y una fábrica gris de algún país lejano, una cremallera o un enorme buque portacontenedores? ¿Son estas imágenes, mucho menos sugerentes, moda?

 

En el último año, numerosos consumidores se han quedado en Navidad sin las Air Jordan que querían, o han tenido que pagar más por conseguir el bolso que buscaban. Y la razón está, precisamente, en esa larga, compleja y globalizada cadena de valor que muchos dudarían en considerar parte del sector.

 

Esa cadena perfectamente engrasada, construida sobre todo a partir de 2005 y que ha ayudado a crear algunos de los mayores grupos del sector, se rompió el año pasado. El shock fue radical y, de golpe, puso en evidencia la importancia que los proveedores aguas arriba tienen en el negocio de la moda.

 

Sin industria y sin logística no existiría ninguna marca de ropa. Probablemente esto sea muy poco entendido fuera del propio sector, pero la realidad es que, a pesar de su componente creativo y los múltiples valores intangibles que rodean a la moda (allí donde radica su fascinación), las operaciones en este sector son probablemente más importantes que en muchos otros.

 

El producto de moda es en buena medida perecedero y tan importante como diseñar un buen producto o generar una colección que atraiga a los consumidores es que la mercancía esté en el lugar adecuado en el momento preciso. Todo lo que no sea ahora no será nunca. Para conseguirlo, la moda debe tener a ingenieros y ejecutivos que no sólo sean tan buenos como los de la industria del automóvil, el sector energético o el farmacéutico, sino que sean incluso mejores: la moda es aún más exigente.

 

Los últimos doce meses han vuelto a poner a prueba la capacidad de reacción de un sector que ya comienza a estar acostumbrado a los golpes, y que ha pasado el examen con éxito. Pese a la incertidumbre, los grandes han proseguido su ajuste, han seguido innovando, y se han preparado para una nueva etapa de crecimiento que será sin duda muy distinta a la anterior.

 

Pero los últimos doce meses han evidenciado también una debilidad que lleva demasiado tiempo desatendida: la necesidad de repensar la cadena de valor para hacerla más sólida, más fiable, mejor y más sostenible. En estos tiempos en que los periódicos caducan cada vez más rápido, el Modaes.es Dossier 2021 no hará pensar sólo en el año que termina, sino que servirá para pensar en los años que vienen por delante, porque en los errores del pasado están muchas veces las claves del éxito del futuro.

 

La moda es, al fin y al cabo, una industria tan compleja y que depende de tantos factores que sencillamente no se puede pasar de nada. Más allá de la problemática del sourcing, dicho anuario permitirá también repasar y reflexionar sobre lo ocurrido en la economía española e internacional tras un año tan atípico, con precios disparados y mucho más Covid-19 de lo esperado. También se analiza la evolución del consumo, las exportaciones o la industria española de la moda, en el año en el que el sector ha empezado a darle forma al Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) que a partir de 2022 puede traer una lluvia de millones de inversión para la transformación del sector.

 

No se olvida, por supuesto, de repasar lo más importante que han hecho las mayores empresas de la industria, de recordar los titulares del año o las fotos que deja este 2021 tan emocionante. Ojalá el cambio de calendario deje, en todo caso, un 2022 un poco menos desafiante: si no es así, no hay duda de que el sector volverá a adaptarse.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...