Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

22 Nov 201710:41

Más y mejor Europa para un mundo más próspero

 

Aunque las elecciones generales españolas (versión 2.0) hayan podido restar protagonismo en las páginas de actualidad al Brexit, lo cierto es que, probablemente, la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea puede tener a medio y largo plazo una trascendencia aún mayor para la sociedad y la economía española que el color del próximo Gobierno español. ¿Por qué? Porque hoy la Unión Europea tiene una trascendencia capital en nuestra vida pública y en la organización del mercado: las instituciones comunitarias dictan el marco en el que deben circunscribirse las normas que posteriormente aprueban los estados.

 

La Unión Europea significa muchas cosas para los españoles, cuya entrada en este variopinto club puso fin a décadas de aislacionismo económico y retraso en lo social y lo político. La Unión ha representado, sobre todo, acceso, o más bien facilidades de acceso: a empresas que querían vender sus productos en mercados vecinos o a persona que querían viajar o instalarse en otros países europeos.

 

Y, a pesar de los evidentes errores en la política económica de los últimos años, cuando la crisis ha sobrepasado a unas instituciones sin duda imperfectas, la Unión Europea también ha supuesto prosperidad y modernidad. ¿Qué mejor que una entidad supranacional para crear la regulación económica de una economía cada vez más global? ¿Qué mejor que un mercado de 400 millones de personas, con una regulación cada vez más unitaria, para que las empresas puedan desarrollarse?

 

La turbulenta historia europea, de la que fueron testigos muchos de los británicos de mayor edad, y el miedo a la inmigración, que levanta a ultras en toda Europa, han sido sin duda dos aspectos decisivos para el no de los británicos a la Unión Europea. Un no en el que los mayores han pesado mucho más que los jóvenes.

 

¿Y ahora, qué? Para la sociedad y las empresas que todavía quedan en el club europeo estamos ante un momento crítico, el momento de demostrar que le proyecto mantiene su sentido y su fortaleza a pesar del traspié que representa elBrexit.

 

Ciudadanos, empresas, patronales, sindicatos, partidos políticos y gobiernos de todo el continente, empezando por España, nos encontramos ante una encrucijada. Más o mejor Europa para lograr un mundo más próspero o el regreso a los errores de un pasado no tan lejano de barreras y enfrentamiento. ¿Competencia en un marco de cooperación o proteccionismo en un mundo de fronteras?

 

El éxito de la moda española en el mundo durante las últimas tres décadas debe, sin duda, mucho a la Unión Europea. Y probablemente tenga una respuesta muy clara a esta pregunta.

 

Tal vez sea el momento de formularla en los foros y espacios en los que pueda ser escuchada.

...