Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

18 Nov 201721:04

Los reyes caídos

Gap

De vez en cuando, un longevo rey se ve forzado a ceder el trono a nuevo monarca. No nos referimos a la corona española, cuyo nuevo titular, Felipe VI, se estrenó ayer en el desfile de las fuerzas armadas, si no a los reyes de la economía y, en particular, del negocio de la moda.

 

Esta semana se ha hecho oficial una noticia largamente esperada. Después de casi un siglo y medio, China ha destronado a Estados Unidos como la economía más importante del mundo. Con 1.300 millones de habitantes y un crecimiento vertiginoso en las últimas décadas, el gigante asiático está llamado a marcar el compás de la economía internacional en los próximos años, pero lo hace desde una posición todavía endeble. Se enfrenta a desigualdades sociales, déficits democráticos y retos económicos tan importantes como la creación de actividades de alto valor añadido.

 

En moda, China tiene el nada fácil desafío de convertirse en un país generador de ideas que puedan ser entendidas globalmente. Tal vez así, dentro de unos años, una empresa china tomará las primeras posiciones en el ránking de los gigantes del sector de la moda, en cuyo podio se encuentran actualmente dos empresas europeas y una, precisamente, estadounidense.

 

Las viejas potencias mundiales tienen a su favor, en la batalla económica contra China, el talento de sus empresarios, aquellos que han levantado marcas apreciadas por los consumidores de todo el mundo. Pero esta fortaleza no es ni mucho menos un activo eterno, sino que debe renovarse cada día con movimientos empresariales certeros.

 

Modaes.es publica hoy un análisis sobre el desarrollo de Gap en los últimos años. El que fuera Rey de la gran distribución de moda busca un nuevo rumbo con el que volver al crecimiento y, lo más importante, para volver a ser significativa en el sector. Su principal apuesta pasa por adoptar un nuevo lenguaje, el digital, para un nuevo tiempo para la relación entre las marcas y el consumidor.

 

Probablemente, las empresas que mejor interpreten las demandas de los consumidores nacidos en la era digital serán las que reinen el sector en los próximos años. Una cosa está clara: en un momento en el que los reyes pueden cambiar de la noche a la mañana, no es tiempo para no tomar decisiones.

...