Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

20 Nov 201705:46

Andic se suma a los 'clásicos' en su propuesta de medidas al nuevo Gobierno

Andic se suma a los 'clásicos' en su propuesta de medidas al nuevo Gobierno

Isak Andic, presidente de Mango y del Instituto de la Empresa Familiar, planteó ayer, durante el XIV Congreso Nacional de la Empresa Familiar, las principales peticiones empresariales para el Gobierno que surja tras las elecciones del próximo 20 de noviembre.

Andic demostró su gusto por los clásicos en cuanto a reivindicaciones empresariales se refiere. Las medidas, que recoge el diario Expansión, se sintetizan de la siguiente forma: reforma laboral ambiciosa; reorganización de las administraciones para reducir gasto; racionalización del gasto sanitario (copago); conexión entre universidad y empresa; recapitalización más acelerada del sistema financiero; profunda reestructuración del marco fiscal, y, cómo no, un marco regulatorio que fomente el espíritu emprendedor.

 

Que el presidente de Mango asuma la doctrina empresarial más recurrente en su papel de presidente del Instituto de Empresa Familiar no es en absoluto negativo. De hecho, es posible que hacer caso a algunas de estas reivindicaciones, que topan con la inercia y poderosas fuerzas reactivas, es lo que necesita nuestra economía para salir del pozo y que el Estado del Bienestar gane sostenibilidad a largo plazo.

 

Pero en comparación con las reivindicaciones altruistas de multimillonarios como Warren Buffet, el discurso se queda un poco corto: "Todos -asegura Andic, la segunda fortuna de España según la revista Forbes- tendremos que hacer sacrificios para mejorar la situación". Para ello pide, cómo no, el clásico entre los clásicos: "un gran pacto de Estado".

...