Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

21 Feb 201901:33

La moda contrarreloj

La moda contrarreloj

 

 

El tiempo ha sido siempre un factor esencial en el mundo de la moda, pero en la actualidad asistimos a una sobrevaloración del mismo, seguramente bajo la influencia de las nuevas tecnologías. En uno de los interesantes posts de Gabriel Farías en estas páginas sobre el futuro aprovisionamiento de moda (mayo 2018) se señalaba que los temas prioritarios para los ejecutivos del ramo eran “rapidez, transparencia y flexibilidad”.

 

Estas prioridades están provocando fuertes tensiones en toda la cadena de la moda, desde el diseño, la producción y la distribución, y podemos decir que la rapidez se ha convertido en un factor clave en la competitividad.

 

Pero la rapidez no es sólo responsabilidad de los agentes económicos de la cadena de la moda ya que hay otros factores externos a tener en cuenta a los que vamos a referir.

 

 

Las distancias

La demanda de rapidez se produce en un momento en que las fuentes de suministro de vestuario en España se hallan a mucha distancia de nuestro país. Baste recordar que Asia aporta el 50% de las importaciones y los primeros suministradores asiáticos se hallan a una distancia geográfica media de 9.500 kilómetros que se traducen en unos 15.000 kilómetros de ruta marítima.

 

 

 

 

Naturalmente, esto implica una rigidez importante en la rapidez del suministro ya que por vía marítima un contenedor tarda entre 30 y 40 días en llegar desde China a un puerto español. La alternativa aérea está limitada por el elevado coste de la misma. El proyecto de la Nueva Ruta de la Seda trata de reducir estos plazos y así el tren asiático hace el trayecto en 21 días desde Yiwu (China) a Madrid. Estos datos pueden propiciar un mayor uso del suministro de proximidad, desde Turquía hasta Marruecos, sin olvidar los Países del Este.

 

La burocracia

El transportar un producto de un país a otro siempre comporta un proceso burocrático (licencias, certificados, aduanas, pago de aranceles y tasas, etc.) que en algunos casos se convierte en un verdadero obstáculo para los intercambios internacionales. Esta constatación propició que la Organización Mundial del Comercio (WTO en sus siglas en inglés) lograra un Acuerdo sobre Facilitación del Comercio (AFC) de ámbito multinacional y en vigor desde 2017.

 

El acuerdo contiene disposiciones para agilizar el movimiento y despacho aduanero, así como elementos de cooperación entre aduanas, además de establecer mecanismos de asistencia técnica. Los beneficios una vez implementados el acuerdo en 2030 se cifran en un ahorro de costes del 14,3% y un crecimiento del 2,7% anual en el tráfico internacional.

 

 

 

 

La eficiencia logística

La creciente importancia de los costes logísticos en dinero y tiempo impulsaron al Banco Mundial a establecer el Índice de Rendimiento Logístico (LPI en sus siglas en inglés) en 2007 como herramienta de evaluación de la logística de los diversos países, considerando seis áreas: Eficiencia en los procesos de autorización por las aduanas; calidad de las infraestructuras; facilidad de organizar envíos a precios competitivos; calidad de los servicios logísticos; capacidad para  monitorizar los envíos y la puntualidad en las entregas de las mercancias.

 

El LPI referido a 2018 nos indica que Alemania se halla al frente del ranking mundial seguida de Suecia, Bélgica, Austria y Japón. España se encuentra en la posición dieciséis, un puesto por detrás de Francia. Las puntuaciones de los países desarrollados son casi un 50% más altas que las de los países de menor renta, por lo que éstos son objetivamente los más beneficiados por la implantación de mejoras en este campo.

La carrera continúa: “A sus puestos. Listos. Ya¡¡¡¡”

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...