Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

12 Dic 201712:08

Más allá del fenómeno Gran Gatsby, ¿las Flappers de antes o las It-girls de ahora?

Las tendencias en moda es algo de lo que hasta ahora no solía hablar, la razón principal es que en esos derroteros no me considero una experta, hay grandes profesionales del análisis de pasarela y tendencias, muy consagrados que interpretan las colecciones de una forma muy interesante y aportan conocimientos culturales de gran valor.

 

Pero en esta ocasión no me puedo resistir a mezclar ambos mundos; el de la industria y el de la tendencia que sin duda alguna, este último mes viene precedida por el estreno en los cines del remake del largometraje El Gran Gatsby.

 

Hace unos días, leyendo críticas sobre dicho largometraje, descubrí un nuevo concepto: las Flappers.

 

Las Flappers fueron mujeres que en los años veinte, protagonizaron un nuevo estilo de vida que implicaba un modo de vestir (abundante maquillaje, sin corsé, vestidos cortos y melena corta con flequillo), de vivir (escuchaban y bailaban Jazz, fumaban y bebían licores fuertes), conducían y trabajaban.

 

Cuando comprendí el concepto, llegué a la conclusión de que estas mujeres, no sólo por cómo saltaron a la palestra sino también por las implicaciones en las tendencias estéticas y socioculturales que tuvo su figura, fueron las primeras It-Girls.

 

La influencia de las Flappers, nace de un cambio de vida total posterior a la primera guerra mundial. Las mujeres tienen que empezar a trabajar por lo que buscan comodidad en su vestimenta y look.

 

Además, no hay hombres suficientes (habían muerto en la guerra), de lo que subyació la libertad con la que empiezan beber, a bailar, a fumar y a salir por las noches en grupos de mujeres. Dictaron tendencia en muchísimos aspectos diferentes, desde el modo de vida a la forma de vestir.

 

Y reflexionando sobre esto me trasladé en el tiempo hasta nuestros días y pensé en la representación de estas mujeres en la actualidad.

 

Sin más se me encendió la bombilla, las ¡It-Girls! Son precursoras de tendencias, de un modo de vida y son seguidas e imitadas por millones de féminas alrededor del planeta.

 

Sin embargo y como siempre pasa en mis posts, no puedo dejar de recalcar la notable diferencia sobre quiénes fueron, y en quién se han convertido. Entonces y ahora, ambas tenían un componente frívolo, ellas disfrutaban en fiestas las actuales lo hacen en festivales Indie, ambas eran precursoras de tendencias. Pero hay algo que no deja de llamar mi atención y el pepito grillo que hay dentro de mí se enciende y se apaga para que me pare a reflexionar sobre ello; las Flappers nacieron de un movimiento de liberalización de la mujer, pero era una mujer que tomaba las riendas de su vida, que sacaba a su familia adelante y que a la vez disfrutaba sin complejos. Y sin embargo, ¿A quiénes hemos encumbrado a dicha cima hoy en día? , ¿Que le aportan a la sociedad las It-Girls?, ¿Que hacen con sus vidas? Hace mucho leí en un artículo de prensa que la base de una It-Girl era provenir de una familia adinerada para poder gastar dinero en moda y viajes para no perderse ni un solo “sarao” (llámese sarao a carreras de Fórmula 1, semanas de la moda, festivales, fiestas en yates por la costa azul, vacaciones en Ibiza y esquí en Saint-Moritz). ¿Que ejemplo es ese para generaciones futuras? Por no hablar del desasosiego que produce en la actual tesitura socioeconómica. ¿Porqué encumbramos, no siempre, pero en la inmensa mayoría de los casos, a mujeres que a mi entender, lo único que están haciendo es cargarse todo el respeto y valor que a lo largo de los siglos nos ha costado darle a nuestro sexo?

 

Algunos se preguntarán que tiene que ver esto con la industria. Pues bien queridos directores de Marketing de las marcas de moda, no las hagan imagen de sus campañas, porque no son personajes con los que sus clientes de a pie se debieran identificar. Hoy en día hay que premiar otro tipo de actitudes.

 

Para concluir y aprovechando el tema, quiero mandar desde aquí, mi más sincera enhorabuena a la campaña de Márketing, que el Grupo Cortefiel tiene entre manos, dando a conocer a personas con méritos en su currículo; desde artistas de todo tipo a emprendedores, personas luchadoras cuyo espíritu no tiene por qué estar reñido con la capacidad de disfrute que aporta ser un consumidor de moda…

...