Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

24 Nov 202010:00

‘Blockchain’ en la moda… ¿Es la apuesta correcta?

‘Blockchain’ en la moda… ¿Es la apuesta correcta?

 

 

En su momento se consideró una revolución tecnológica cuya implementación iba a cambiar la manera de gestionar los procedimientos logísticos, de información y de protección de la industria. Si bien vamos a hacer una reflexión sobre las bondades de su aplicabilidad en nuestra industria y cómo la han aplicado distintas marcas de moda y lujo, también es lógico hacer una reflexión sobre sus contras para dar la respuesta más adecuada la reflexión del título.

 

En marzo de 2019 se mostraba a los medios especializados el proyecto Aura, producto de la colaboración entre el grupo LVMH con el gigante tecnológico Microsoft y la firma del cofundador de la criptomoneda Ethereum, ConsenSys y cuyo objeto era diseñar una cadena de bloques, blockchain, que garantice la verificación de artículos de moda y lujo a gran escala garantizando su autenticidad. La plataforma creada permite que los consumidores accedan al historial de productos y su prueba de autenticidad, por medio de la trazabilidad con origen en las materias primas y llegando al punto de venta, incluyendo el mercado de segunda mano.

 

Siendo pioneros en su uso con la involucración inicial de las marcas Louis Vuitton y Christian Dior Parfums, Aura es el resultado de un programa de trazabilidad ambicioso de más de tres años y en el que distintas auditorías han determinado que la tecnología blockchain tiene la facultad de eliminar las ventas fraudulentas ya que cada producto auténtico cuenta con un certificado de autenticidad, íntegro, único y verificado.

 

 

 

 

Esa es una de las utilidades concretizada en nuestra industria, pero no es la única, naturalmente, porque además la implementación de dicha tecnología permite una mejor visión de la cadena de suministro y logística superando en velocidad y seguridad a la tecnología tradicional.

 

Realizando también un seguimiento de rastreo en los canales de venta y distribución, conseguimos ser más proactivos en la gestión de la demanda del consumidor y de las tendencias ya que detectaremos una futura demanda de productos y el posible exceso de oferta en una etapa temprana permitiendo flexibilizar nuestro catálogo de productos.

 

A nivel estratégico, esta tecnología permite una información detallada sobre el control de calidad, de personalización sobre la comunicación con los consumidores, en la creación de bases de datos y en el software CRM.

 

Por lo que observamos ventajas primarias en materia de trazabilidad, protección de reputación, gestión de inventarios, cadena de aprovisionamiento y aseguramiento de calidad y autenticidad. Y lo ha hecho muy interesante para las empresas del sector por lo que éstas se encuentran cada vez más involucradas en un conocimiento en profundidad incorporando empresas tecnológicas especializadas en el área para proyectos concretos.

 

 

 

 

La mejora de la competitividad de las mismas pasa por un control del negocio más estrecho, esto son los costes, los riesgos, el impacto que nace desde la materia prima hasta la desaparición del producto por reciclaje o por decaer del catálogo de temporada.

 

En la compra online, el consumidor tiene que saber si el producto de marca de moda que compra a precios asequibles está trazado correctamente y de modo inequívoco y no es una falsificación, la tecnología blockchain es una de las respuestas.

 

El mercado demanda transparencia como elemento esencial para la selección de una marca y sus productos y el carácter descentralizado de esta tecnología determina que los registros no puedan, con la protección adecuada, alterarse, perderse o destruirse.

 

La falsificación tiene un enorme coste económico, social y laboral y la blockchain permite proteger la propiedad intelectual de los diseños y las marcas ya que la autoría es proporcionada por la prueba inalterable de la cadena de bloques . Igualmente los propietarios de nuestras marcas que licencian los diseños se apoyan en la cadena de bloque haciendo seguimiento de las ventas y de la información cada vez más sensible a los aspectos éticos y socialmente responsables.

 

Es cierto que a diferencia de otros sectores, no existen en la industria de la moda un conjunto de estándares propios en materia tecnológica pero podemos sacar partido en beneficio de nuestras marcas.

 

 

 

 

Por otro lado, me niego a dar el respaldo total una tecnología que se denomine como la apuesta definitiva o la revolución tecnológica sin estudiar su flanco más débil que suele ser la seguridad. Cuando una respuesta como la cadena de bloques habla de integridad, inalterabilidad…. Quiero cerciorarme que eso es así.  

 

La investigación es cruda y real, las cadenas de bloques reciben ataques y sobre esta industria tecnológica se han redoblado las comprobaciones, ya que grupos de crimen organizado de carácter cibernético han fijado su punto de mira sobre las blockchains ¿Por qué? Porque las cadenas de bloques son atractivas para estos, ya que si consiguen efectuar transacciones fraudulentas estas no se pueden revertir como en sistemas tradicionales. Si bien tenemos características de seguridad únicas, igualmente tenemos vulnerabilidades únicas por lo que la definición de inhackeable dada por algunos de sus promotores y desarrolladores es equívoca.

 

Eso quiere decir que se tienen que subsanar las debilidades detectadas para que sobreviva la tecnología de los bloques y su aplicabilidad en la industria. Las cadenas de bloques son, en términos más sencillos, una base de datos criptográfica mantenida por una red de ordenadores, cada uno de ellos almacena una versión más actualizada y el protocolo de las cadenas tiene unas reglas que permiten verificar las transacciones nuevas y la criptografía permite asegurar la red. Esto, a priori, hace que sea difícil añadir transacciones de datos falsos y permite validar rápidamente las correctas.

 

 

 

 

No obstante, requiere una correcta configuración por personal técnico cualificado, ya que si se establece un sistema complejo, para los fines que necesitemos, se puede configurar de modo erróneo. Primera debilidad.

 

La blockchain se configura sobre el software preexistente en los clientes, por lo que hay que verificar si este contiene vulnerabilidades. Si las tiene ya tiene la cadena de bloques una posible brecha de seguridad. Segunda debilidad.

 

Los hackeos se realizan no contra las cadenas de bloques directamente, sino sobre las plataformas de intercambios comerciales, páginas web de las marcas y monederos de las criptomonedas. No es un problema de ciberseguridad básico añadido a los preexistentes, ya que la susceptibilidad de ataque a las criptomonedas es un problema técnicamente más complejo y recurrente. Son los denominados ataques del 51%, que requiere de una explicación extensa. Tercera debilidad. Los expertos siguen buscando soluciones que impidan el crecimiento en el futuro de este tipo de ataques.

 

Los errores en los contratos inteligentes añaden un nuevo nivel en las debilidades permiten aprovechar una emergencia que en este tipo de software es muy grave y los desarrolladores tienen que habilitar un apagado y encendido en la red para detener actividades detectadas como posibles hackeos…Si no se realiza preventivamente, pueden ocasionar un daño irreparable para el bien robado (datos, criptomonedas…)

 

Pero no todo es tan preocupante si no que existen iniciativas y proyectos que se han creado para hacer frente a estas amenazas. Una fórmula es la prevención y la utilización de la inteligencia artificial para el control de las transacciones y la detección de actividades sospechosas. Por lo que la verificación formal por parte de firmas tecnológicas va a ayudar a eliminar y paliar errores con la consecuencia de reforzar la seguridad de la tecnología de la cadena de bloques.

 

En conclusión, si bien nos encontramos con una tecnología “bastante” segura, puede ser vulnerable bajo ciertas circunstancias que tenemos que tener en cuenta a la hora de implementarla en nuestras marcas. A veces nos dejamos deslumbrar por la novedad tecnológica sin las debidas precauciones y antes que lamentarnos y demonizar a las blockchains por pérdida de bienes podemos establecer comportamientos y protocolos que implementaran nuestros partners tecnológicos si queremos que sobreviva en nuestro modelo de negocio presente y futuro. 

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...