Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

17 Dic 201721:07

La fórmula secreta para captar la esencia de una marca

La fórmula secreta para captar la esencia de una marca

 

Escuchar. Tan simple como complejo. No hay fórmula más efectiva para conseguir captar la esencia de una marca. Dejar que sea ella la que te hable y te guíe, muchas veces sin que sea plenamente consciente de que lo está haciendo. El reto para el diseñador, en los primeros acercamientos con una nueva marca, es dejar de lado la tentación de llevar la voz cantante; quedarse en un segundo plano, sin imposiciones, y escuchar (siempre) antes de hablar.

 

En retail, el éxito no tiene más traducción que conseguir que el punto de venta, en toda su extensión, incluyendo inexcusablemente la experiencia de compra que se hace vivir al cliente, refleje esa esencia de marca. Sin embargo, como todo lo que conlleva éxito en general, este no es fácil de conseguir y hay tantos roles, como libros de maestrillo, que el diseñador tendrá que adoptar para llegar a esa esencia.

 

 

El psicólogo

Vestirse de cuasi-terapeuta y, con la marca recostada sobre su diván, llevarla por un viaje de introspección hasta sus recuerdos más recónditos puede ser muchas veces la única forma de descubrir su esencia, lo que la mueve y lo que va a ser el leit-motiv de cualquier diseño que se desarrolle por parte del estudio de ese momento en adelante.

 

La cantidad de inputs que inevitablemente impactan en la evolución del entorno en el que se mueve la marca hacen que esa esencia pueda diluirse, y no hay nada como una buena sesión de retrospección para volver a encontrar aquello que la hizo ser lo que es.

 

 

El explorador

Muchas veces, lo que es más complicado de ver es lo que tenemos justo en nuestras narices. Es el caso del equipo interno de la marca, que al encontrarse sumergido 24/7 en ella, puede no ser capaz de discernir lo que es esencial de lo que es importante, y buscan ayuda externa sin ser conscientes de que sin saberlo, tienen todas las respuestas.

 

Ahí, el papel del diseñador es casi el de explorador, con un reto por delante en el que tendrá que eliminar y catalizar todo lo que entierra a un concepto que está cubierto por elementos que empañan su esencia; siendo conscientes de que la razón está en el cliente, que es el que nos guía, pero que la respuesta última debemos descubrirla nosotros.

 

 

El inventor

Otras veces, quizás las menos, pero no por ello inexistentes, son en las que el diseñador tiene que convertirse directamente en un creador, el inventor de una esencia, un núcleo de marca que no existe, y que es lo que está haciendo que todo se tambalee por falta de unos cimientos sólidos en los que apoyarse.

 

La fórmula secreta es, en definitiva, toda aquella que nos lleve a reconducir los caminos que llevan a ninguna parte y darles un destino, con el objetivo de que todos los elementos que se encuentren en la tienda, en la página web, en el logo, incluso en el cliente tipo que compra esa marca, reflejen, inequívocamente, la única y verdadera esencia de la marca.

...