Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

23 Oct 201714:00

Moda y algodón orgánico

 

De acuerdo a la encuesta de la misma consultora internacional a la cual nos referimos en el artículo anterior, "una cuarta parte de los consumidores del Reino Unido están dispuestos a tomar la ‘opción verde´, incluso si cuesta más dinero”. Esto demuestra un cambio considerable en el sentimiento del consumidor hacia prácticas ambientales más sostenibles y responsables. Esta tendencia en el comercio minorista de Reino Unido también se refleja en un aumento global del interés en los productos respetuosos con el medio ambiente. La proporción de consumidores dispuestos a pagar más para proteger a la naturaleza ha aumentado más del doble, desde un 22% en la primavera europea del 2011 a un 46% el pasado otoño.

 

Fibras textiles orgánicas

Este cambio refleja en parte las crecientes preocupaciones del consumidor acerca de la procedencia de los materiales y de las fibras textiles utilizadas en la industria de la moda.

 

 A su vez, las marcas están percibiendo una mayor disponibilidad de materias primas ecológicas a precios competitivos. Esto es posible gracias a las iniciativas patrocinadas por los gobiernos de los países de origen de esas fibras que estimulan, por ejemplo, el cultivo de algodón orgánico y otros materiales sostenibles.

 

Junto con la mejora en la comercialización, estos factores están impulsando a los consumidores hacia los productos amigables con el medio ambiente y a las marcas a ofrecerlos en sus tiendas. Los productos orgánicos comienzan a ser ampliamente difundidos por las marcas de moda.

 

Consumiendo moda orgánica

Mike Watkins -Gerente de Percepción del Retail en Nielsen- expresa que "tener estos modelos dentro de las colecciones mejora la imagen de marca, contribuye a un mejor conocimiento e información sobre ellos y ayuda a compensar cualquier disyuntiva sobre la calidad percibida entre las versiones ecológicas y las estándares”.

 

La misma consultora nos informa que cuando se trata de cambios en el estilo de vida de los consumidores activos,  de comprometerse con marcas que por ejemplo utilizan algodón orgánico en sus productos  para reducir la huella de carbono, 60 de cada 100 consumidores lo hacen a nivel mundial, 55% en Francia, 52% en Alemania y 49% en Gran Bretaña.

 

Algodón orgánico, presente y futuro

Tendencias muy alentadoras también se describen a lo largo del Informe “Mercado del Algodón Orgánico 2016” que expresa un futuro venturoso para este tipo de algodón pues cada vez más marcas de moda están utilizando esta fibra en los modelos de sus colecciones sustentables.

 

No obstante estas buenas perspectivas, muchos minoristas reconocen que hay necesidad de una acción coordinada para hacer frente a los retos que presenta el sistema actual. Esto se logra a través de organizaciones como OCA -Organic Cotton Accelerator- cuya actividad se centra justamente en eso. OCA es una iniciativa de múltiples partes interesadas que reconocen dos cuestiones claves que deben abordarse y gestionarse. En primer lugar, la falta de transparencia y los medios limitados para la trazabilidad en la cadena de suministro del algodón orgánico, que a menudo conducen a una disminución de la integridad del producto. En segundo lugar, los agricultores no tienen ningún incentivo para cambiar de la tradicional a la producción orgánica, debido a sus conocimientos técnicos limitados, falta de acceso a semillas orgánicas de calidad y acceso limitado a la financiación.

 

A través de los años, Textile Exchange también se ha posicionado como un líder mundial en la investigación sobre la oferta y la demanda de algodón orgánico y otras fibras y materiales sostenibles. A través de su reputación se ha transformado en “una fuente de confianza” para el sector textil y para el consumidor, que logra percibir como positivos a los sistemas, las prácticas y al producto ecológico y sustentable.

 

Durante los últimos 12 meses, Textile Exchange ha colaborado con la Fundación C&A, invirtiendo significativamente en sus procesos internos, los sistemas y la capacitación del equipo. Esto ha dado como resultado que el personal de Textile Exchange viajara a los orígenes, conociera e interactuara, como nunca antes lo había hecho, con más personas y profesionales relacionados a la producción de algodón. A través de ello, se han generado investigaciones más profundas dentro del sector del algodón arrojando información y datos más precisos de “su mundo” y el sector.

 

Estas investigaciones más exhaustivas han puesto de relieve algunos de los desafíos que enfrenta la agricultura ecológica, particularmente con respecto a la contaminación transgénica y la falta de transparencia y rendición de cuentas para respaldar las afirmaciones positivas sobre sus productos. Pero estas cuestiones no son nuevas o exclusivas del sector orgánico. Las investigaciones muestran que estos son problemas sistémicos, síntomas de un funcionamiento deficiente del mercado que no comparte el riesgo y la recompensa de manera uniforme.

 

La industria de la moda tiene que aprovechar el poder de la creación de un movimiento verdaderamente importante a través de la sensibilización basada en la causa: cuidar nuestro planeta. Esto requiere que las marcas líderes se conviertan en expertas en la entrega del mensaje para generar confianza en el consumidor y ofrecer soluciones adecuadas.

 

Conclusión

Desde el mercado y de la mano de los consumidores conscientes, cada día se hace más evidente que la inversión de las marcas en lo sustentable y orgánico es una estrategia inteligente y con beneficios a largo plazo para todas las partes.

 

Las compañías textiles están descubriendo que diseñar su propio modelo de cadena de suministros les posibilita mantener el control de todo el proceso de aprovisionamiento, reduciendo los costos para los consumidores sin comprometer la calidad y la ética.

 

La estrategia que cada empresa textil y marca de moda defina actualmente al respecto será su voz. Las palabras que pronuncien comienzan a constituir su historia de marca y su legado para las generaciones futuras -también, futuros consumidores. Estos dos últimos elementos han adquirido una importancia tan relevante para los clientes cuando hacen sus compras que se han constituido en  factores claves de su lealtad a una determinada marca.

 

¡Nos vemos en el próximo artículo!

...