Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Los niños después del Covid-19

La situación de pandemia en la que vivimos ha afectado de diversas maneras a todos los ciudadanos, sin duda también a los niños. Revisemos varios aspectos tanto negativos como positivos que han afectado a la infancia.

Tribuna: María Costa

8 oct 2021 - 04:50

Los niños después del Covid-19

 

 

 

Una de las consecuencias más relevantes en los niños es el incremento de la ansiedad entre la población infantil. El miedo y la incertidumbre de vivir en una situación que para muchos es difícil de entender se traduce en niños con un nivel de estrés elevado.

 

 

 

Lee la Revista Modaes.es 40

Moda infantil, un difícil juego de niños

 

 

 

Otro aspecto preocupante que la pandemia ha potenciado enormemente ha sido la sobreexposición a pantallas entre los niños. Los datos indican que durante el confinamiento, la media que los niños estaban expuestos a una pantalla se disparó. Según un estudio publicado en 2020 por Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche publicado en 2020, durante la cuarentena 73% de los niños usaron pantallas más de 90 minutos al día, frente al 15% que lo hacía antes del confinamiento.

 

Los dispositivos con pantallas han sido los aliados de los más pequeños en momentos tanto lúdicos como educativos. Los niños se han dado cuenta del potencial de autoaprendizaje que tienen en sus manos gracias a las nuevas tecnologías. Además, estas les han ayudado a mantenerse en contacto con familia y amigos. No obstante, los datos muestran, una relación preocupante entre el incremento de tiempo frente a pantallas y el empeoramiento de la salud física y mental de los niños, así como un deterioro de las habilidades sociales.

 

 

Otro de los aspectos que más ha influenciado positivamente en la vida de los niños durante la pandemia ha sido el tiempo que han podido pasar con sus progenitores. El tiempo de juego, así como la realización de todo tipo de actividades en familia ha aumentado.

 

Sin embargo, las relaciones padres-hijos durante la pandemia han sido también complicadas. Por un lado, los niños han tenido que seguir su aprendizaje desde casa, en muchas ocasiones necesitando del apoyo de los padres que a su vez tenían que teletrabajar. Estas obligaciones en un contexto tan complicado han dificultado las relaciones entre los miembros de la familia, que en muchos casos se han visto abrumados y frustrados. Sin duda, los niños han tomado más consciencia de la importancia del trabajo para sus padres, así como del estrés que este les genera.

 

 

 

 

Cambios en el consumo

La pandemia también ha afectado a cómo los niños y padres llevan a cabo el consumo de diversos productos. Aunque en líneas generales, ha descendido la compra de juguetes y moda infantil, cabe destacar que el descenso de ventas en el sector juguetero ha sido menor que en el sector de la moda.

 

Frente a la situación de pandemia, los padres se han centrado en comprar ropa de reposición, por necesidad, no obstante, para ellos, el ocio y el tiempo de juego ha aumentado en valor. De hecho, diversas categorías de juguetes han experimentado un aumento considerable de las ventas durante 2020. Es el caso de juegos de mesa, construcciones, manualidades y juegos de exterior y deportivos.

 

Es importante resaltar que mientras los datos de ventas de ropa infantil muestran un claro descenso en líneas generales, la venta en el canal online ha experimentado un aumento notable. La mejora del posicionamiento en el canal online es un aspecto clave para las empresas de moda que quieran seguir compitiendo en el mercado actual.

 

 

 

 

Consideraciones para la industria

Teniendo en consideración los cambios que han afectado a los consumidores durante la pandemia de Covid-19, se pueden valorar diferentes aspectos que pueden ayudar a potenciar a imagen de marca y las ventas de prendas infantiles.Tras la pandemia, existen varias tendencias que influenciarán el mercado en los próximos años.

 

Por un lado, hemos de considerar diseñar prendas de ropa que ayuden a generar emociones positivas, lo que en general puede ayudar a mejorar la salud mental. Para ello, se pueden considerar diferentes criterios, por ejemplo generar ropa con colores alegres, con ilustraciones o mensajes graciosos e incluso inspiradores. Pero también se puede ir más allá, ayudando a los niños a calmar su sistema nervioso al generar ropa que aporte otros estímulos sensoriales como texturas u olores agradables.

 

Otra tendencia relacionada en parte con la anterior es la de generar ropa con características lúdicas. Inspirándose en el mundo de los juegos y juguetes, se pueden generar prendas que permitan al usuario interactuar con la ropa de una forma divertida. Este aspecto también se puede abordar de diferentes formas, mejorando las funcionalidades de las prendas, intentando fabricarlas a un precio competitivo. Por ejemplo, creando ropa que simule un disfraz, que permita la personalización, o que plantee opciones de realidad aumentada.

 

 

 

 

Basándose en la idea de ropa lúdica, también se puede potenciar otro aspecto que se ha visto afectado durante la pandemia; la socialización. Para ello, podemos pensar en crear ropa similar o combinada para niños y adultos (recomiendo revisar el concepto de kidults que tanta importancia está cobrando en los últimos años), pero no sólo pensando en padres e hijos, sino también en los pequeños y sus tíos, primos, abuelos, amigos, etc.

 

Además de estas tres perspectivas, es relevante considerar el incremento en la  compra de ropa cómoda y confortable. Por un lado, la necesidad de vestirse de ceremonia (comuniones, bodas, bautizos,…) se ha visto mermada durante la pandemia, por la falta de eventos. Y por otro lado,  los consumidores están valorando prendas que facilitan e incluso potencian la actividad física en los niños, otro aspecto que, como se ha indicado anteriormente, les ha afectado negativamente en este difícil contexto. De ahí el interés en ropa deportiva.

 

La salud es otro de los factores que más han influenciado los comportamientos de compra de los padres durante los últimos meses. Una de las recomendaciones clave para el desarrollo de nuevas prendas es la consideración de todos aquellos aspectos que faciliten la limpieza de la ropa. Para ello sería relevante considerar no solamente el momento de limpieza posterior a su uso, sino también como facilitar su higienización mientras se lleva puesta.

 

Los niños han cambiado con la pandemia, la industria ha de responder a estos cambios. Durante el presente artículo he presentado algunos aspectos que han influenciado claramente en la vida de los niños durante la pandemia. Además, he comentado ciertas tendencias que son relevantes para la industria de la moda en estos momentos y que lo seguirán siento en los próximos años. Como mensaje final apuntar que las marcas que ayuden a los niños a sentirse mejor, que les faciliten momentos de diversión y fomenten la conexión con las personas a las que quieren de una forma segura, ganarán el corazón de los más pequeños y de sus familias.

 

 

 

María Costa Ferrer es directora del departamento de investigación del Instituto Tecnológico de Producto Infantil y Ocio (Aiju).