Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

El metaverso emprende su conquista: supondrá el 10% de las ventas de lujo en 2030

El universo digital, comprendiendo desde el gaming hasta los NFTs, podría incrementar el resultado bruto de la industria en un 25% en los próximos diez años, generando una oportunidad de ventas de 50.000 millones de euros. 

Isabel Carmona

17 nov 2021 - 04:54

El metaverso emprende su conquista: supondrá el 10% de las ventas de lujo en 2030

 

 

El metaverso ya no es cosa de niños. Las ventas relacionadas con el universo digital, comprendiendo el gaming y los NFTs (las siglas en inglés de activos digitales no fungibles), podrían suponer el 10% de la cifra de negocio total de la industria del lujo en 2030, según estimaciones de la consultora estadounidense Morgan Stanley.

 

Este fenómeno desembocará en un incremento del 25% en el resultado bruto (ebit) del sector en los próximos diez años, generando una oportunidad de facturación de cerca de 50.000 millones de euros, prevé la consultora.

 

En sólo una década, el negocio generado por las marcas de lujo a través del universo digital pasará de “insignificante”, en palabras de Morgan Stanley, a una sólida oportunidad de crecimiento, especialmente para las compañías de lujo en moda, calzado y joyería.

 

 

 

 

Mientras que el negocio en el metaverso tardará varios años en alcanzar su potencial, los NFTs y el gaming ya han comenzado a hacerse un hueco en el sector, respaldados por los grandes de la moda de lujo como Dolce&Gabbana, Balenciaga y Gucci (estas dos últimas, propiedad del conglomerado Kering).

 

El mercado de los NFTs crecerá hasta 300.000 millones de dólares hasta 2030, y, más concretamente, los artículos híbridos de lujo (digitales pero complementados con objetos físicos) alcanzarán una facturación de hasta 25.000 millones de dólares. Actualmente, el lujo sólo supone el 1% de los ingresos totales de NFTs, a causa del peligro percibido en valor de marca, opina el informe de Morgan Stanley.

 

 

 

 

Por su parte, el negocio del gaming, compuesto por las ventas de artículos virtuales para avatares o universos digitales accesibles a través de videojuegos, sumará entre 10.000 millones de dólares y 20.000 millones de dólares al mercado objetivo del lujo en los próximos diez años. Algunos de los primeros en lanzarse a este fenómeno fueron Prada, de la mano de la histórica saga Final Fantasy en 2012, o Louis Vuitton con League of Legends en 2019.

 

El gaming es, además, la categoría más explotable para el lujo dentro del universo digital: según Morgan Stanley, tiene más potencial que las otras para generar ingresos, suponiendo el 40% de la facturación total en el metaverso de cara a 2030. Por otro lado, son los NFTs los que otorgan un mayor ebit.

 

El informe de la consultora estadounidense apunta también a una posible fusión de estos dos conceptos, que se englobarán bajo el paraguas del metaverso, impulsado por la reciente renovación de marca de la red Facebook, que pasó a ser Meta. “Por el momento, la interoperabilidad de estos mercados está a años de alcanzarse”, apunta, sin embargo, Morgan Stanley.

 

 

El salvador del lujo

 

Las proyecciones de Morgan Stanley apuntan a que el mundo digital se convierta en el salvador de la industria del lujo, que se resiente ante la ralentización del desarrollo de la economía china, el mercado clave para el sector desde la última crisis.

 

El pasado mes, la banca estadounidense de inversión Goldman Sachs redujo las previsiones de crecimiento del sector a un 9% en 2022, 4,5 puntos porcentuales por debajo de lo estimado originalmente. La compañía contrajo también las estimaciones para 2023, hasta un 7% interanual, frente a las del 11,5% establecidas anteriormente. En este contexto, el metaverso podría constituir una vía de escape para el lujo ante las dificultades del entorno físico.