Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Derrotas, victorias y próximos partidos del capital riesgo en la moda española

Custodio Pareja

21 ene 2014 - 04:55

Nueva mancha en el historial del capital riesgo en la moda española. Se trata de Tino González, que con su entrada en concurso de acreedores se suma a una considerable lista de fracasos de los fondos de inversión en las empresas españolas del sector. Farrutx, AB Diseño y Moda, Coronel Tapiocca o Hazel son otras derrotas del capital riesgo, que sin embargo vencen en grupos como Pepe Jeans y lo sigue intentando en operaciones como la de Canadá House o Dogi.

 

Tino González, especializada en la venta de calzado a precios asequibles, presentó el pasado diciembre concurso de acreedores ante el Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid. Esta situación se da tres años después de que Atlas Capital tomara el 40% de la compañía a través de una ampliación de capital, que supuso una inversión de entre 10 y 15 millones de euros en Tino González.

 

En 2011, otra firma especializada en calzado dio entrada en su accionariado a un fondo de capital riesgo. Farrutx, propiedad hasta entonces de José Campins, pasó a ser propiedad del grupo Alpstar Capital, que constituyó el mismo año la sociedad Vert Inversiones 2010 para gestionar la firma de calzado en España.

 

Alpstar Capital tiene su sede en Ginebra y fue fundada en 1990 con el empresario belga Daniel Mignon. El fondo cuenta con participaciones en otras firmas de moda, pero esta fue la primera ocasión en que tomó el control al cien por cien de una.

 

En 2013, Farrutx entró en los juzgados y presentó concurso de acreedores. En julio del pasado año, la compañía creada por Farrutx y Alpstar Capital entró en fase de liquidación y en diciembre la marca fue adquirida por Globalmarks, propietarios de Furiezza, para relanzarla.

 

Un tipo de matrimonio que suele funcionar en el mercado internacional es el formado por fondos de inversión y diseñadores. En España también existen ejemplos de este tipo, aunque el resultado no haya sido el esperado. Es el ejemplo de AB Diseño y Moda, un fondo de capital riesgo liderado por Artesanos Camiseros InvestmentCaja Madrid e Inicap (fondo promovido por la Comunidad de Madrid y la Cámara de Madrid), creado en 2008 con el objetivo de convertirse en un conglomerado de firmas nacionales.

 

En su pool de marcas se encontraban las de diseñadores como Elio Berhanyer, Miguel Palacio o Javier Larrainzar. En 2012, el grupo llegó a una situación de insolvencia por imposibilidad de cumplimiento regular de sus obligaciones, “atribuible a la depreciación de las sociedades participadas y a los resultados negativos”. Finalmente el grupo presentó concurso de acreedores.

 

Otro ejemplo es el de Coronel Tapiocca, que en marzo de 2011 solicitó al juez la liquidación anticipada ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo con sus acreedores. La compañía estaba hasta entonces controlada por el fondo de capital riesgo Gala Capital.  Finalmente, en 2012, Coronel Tapiocca fue rescatada por Studios Middelburg, liderada por Diego García, en una operación que supuso un desembolso de dos millones de euros.

 

A Coronel Tapiocca se le suma Hazel, una de la enseñas de moda en España con más proyección y que terminó cerrando sus tiendas y liquidando la sociedad. En el caso de Hazel, lanzada en 2007, estaba participada por el fondo de capital riesgo Valanza. Tras no llegar a un acuerdo con sus acreedores para refinanciar su deuda, la compañía decidió optar por la liquidación en 2011.

 

Futuro y presente

Aunque son escasos, también existen algunos casos de éxito en la relación de los fondos de capital riesgo con firmas de moda española. Es el caso de Pepe Jeans, que en agosto de 2010 dio entrada a dos fondos de capital riesgo que se hicieron con el 27,9% de la compañía por 85 millones de euros.

 

Pepe Jeans incorporó a su accionariado al fondo de capital riesgo Mercapital y a la familia March (Corporación Financiera Alba) a través de Artá Capital y al gigante del lujo LVMH, que controla el fondo L Capital.

 

Tras la operación, el capital de Pepe Jeans quedó conformado por Torreal (el brazo inversor del empresario Juan Abelló), que redujo su participación al 31%, frente a la 41,93% que controlaba desde 2005; el equipo directivo (liderado por Carlos Ortega y Javier Raventós), que controla el 30%; Artá Capital, con el 16,4%; y L Capital, con el 11,5%. 

 

Pepe Jeans puede considerarse un caso de éxito: la compañía cerró el ejercicio 2013 con una cifra de negocio de 481,9 millones de euros frente a los 452,79 millones de euros del año anterior, además de elevar su beneficio un 61%, hasta los 30,28 millones de euros.

 

La compra de Cortefiel por los fondos CVC, Pai y Permira en 2006 continúa siendo a día de hoy la gran operación del capital riesgo en el sector de la moda en España. Ocho años después, un periodo largo para una operación de capital riesgo, los tres fondos continúan controlando la compañía, que ha tenido que renegociar hasta tres veces su deuda con la banca acreedora.

 

En la última negociación, en 2011, el grupo logró extender hasta más allá de 2014 el vencimiento de una deuda de 1.300 millones de euros con entidades como ING, Société Générale, The Royal Bank of Scotland y JP Morgan. Desde su entrada en la compañía, CVC, Pai y Permira han tenido que inyectar nuevos fondos en el grupo para lograr el apoyo de la banca.

 

Las dificultades atravesadas en la moda española por el capital riesgo, que llegó al sector al final de un ciclo económico expansivo, no ha impedido que en los últimos años hayan vuelto las operaciones.

 

El fondo de inversión Endurance Partners se hizo el pasado año con el control de la enseña de moda infantil Canadá House. La marca, que se encontraba en concurso de acreedores desde finales de 2012, fue adquirida por el vehículo de inversión barcelonés, que se hizo con los activos de Canada House, entre los que se incluye la marca y el cien por cien de la plantilla.

 

Los planes de la empresa en la actualidad pasan por profesionalizar la gestión de la enseña con el fichaje de nuevos directivos y comenzar su expansión internacional con la puesta en marcha de tiendas en Latinoamérica y Europa, tal y como adelantó Modaes.es el pasado noviembre.

 

Una nueva operación podría estar protagonizada por Dogi. La compañía española, fabricante de tejido elástico, y el fondo de inversión Sherpa Capital se encuentran en la actualidad ultimando los detalles de la compra.

 

El fondo de inversión Sherpa presentó a principios de octubre una oferta de 3,8 millones de euros para hacerse con la empresa textil. El grupo de capital riesgo quiere conseguir que los acreedores acepten una quita de la deuda concursal y un nuevo calendario de pagos. Sherpa condiciona asimismo su inversión a que la Generalitat catalana conceda un préstamo participativo por una cantidad mínima de un millón de euros.