Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La moda 'low cost' impulsa las importaciones asiáticas

20 oct 2009 - 00:00

China, India y Bangladesh ganan cuota de mercado como suministradores de productos textiles en España. Los tres países elevaron sus ventas de productos textiles y de confección al mercado español durante los seis primeros meses del año, a pesar de que las importaciones de este tipo de artículos descendieron un 10,1% en términos generales, hasta los 5.642,9 millones de euros. La crisis ha beneficiado a los fabricantes asiáticos, ya que el auge de la demanda de la moda a precios reducidos ha incrementado el atractivo de la oferta de estos países frente a los que están especializados en los segmentos medio y alto. China, con 1.344,3 millones de euros de importación de productos textiles a España, afianzó su liderazgo en el primer semestre del año, con un incremento interanual del 4%.India, en sexta posición, suministró a España productos textiles y de confección por un valor de 362,8 millones de euros. Esta cifra situó al país como sexto principal proveedor de ropa de España y supone un incremento del 11%. En el caso de Bangladesh, el aumento fue del 15%, lo que situó al otro tigre asiático como octavo mayor proveedor textil, con un total de 279,8 millones de euros. Portugal aguantó el tipo durante los seis primeros meses del año y ni aumentó ni disminuyó el valor de sus exportaciones a España, que se mantuvieron en 428,7 millones de euros, el quinto valor más elevado. En el otro lazo de la balanza se sitúan los mercados europeos, que fueron en el periodo de enero a junio los que más redujeron sus ventas textiles al mercado español. Francia, séptimo suministrador de España en moda, registró una caída del 30%, hasta los 298,7 millones de euros. Italia y Alemania, segundo y noveno proveedores de textil de España, respectivamente, coincidieron con dos caídas del 21%, hasta los 587,1 millones y a los 194,5 millones de euros, respectivamente. El tercer proveedor de textil de España, Turquía, y el cuarto, Marruecos, registraron caídas del 13% y del 12%, respectivamente, hasta los 474 millones y los 441,2 millones de euros. Según un informe del Centro de Información Textil y de la Confección (Cityc), el crecimiento en las compras de prendas de bajo coste “se debe al interés de los grandes compradores de limitar sus costes de aprovisionamiento y de poder ofertar precios más bajos al consumidor”.