Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Dic 201708:58

h Entorno

2016, doce meses de idas y venidas para el sector de la moda en Colombia

La industria de la moda sobrevivió a un difícil año, consecuencia de la inestabilidad de la economía colombiana que provocó la salida de compañías como Gap y la llegada de gigantes como H&M y Decathlon.

23 Dic 2016 — 11:00
M. Cantini
Compartir
Me interesa

2016, doce meses de idas y venidas para el sector de la moda en Colombia

 

 

Algunos vienen y otros se van. La inestabilidad de la economía en Colombia tuvo tres factores determinantes: la devaluación del peso afectó los valores de productos importados, el fenómeno del Niño y el paro camionero, que paralizó al país durante más de cuarenta días. En el ejercicio 2016, la inflación en Colombia marcó un promedio de 5.3%, cifra negativa para un país con una tasa de desempleo del 8.3% y con un salario mínimo mensual de 689.455 pesos (228 dólares). Aunque la caída ha disminuido en comparación a 2015, donde la economía se contrajo un 6.7%, empresarios de todos los sectores vieron sacudidas sus producciones y rentabilidades.

 

El gobierno proyectó un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 2,5% para 2016 pero los resultados regulares de los dos primeros trimestres obligaron a bajar la expectativa al 2%. El primer semestre del año el incremento fue de 2,3% mientras el segundo marcó un crecimiento de solo el 2%, siendo el más bajo en los últimos siete años, según Portafolio.


En sus predicciones anuales, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyectó un crecimiento del 2.2%. La entidad justifica que el aumento de las tasas de interés y el gasto público fueron elementos determinantes para la reducción de la economía. Para 2017, el FMI proyecta un aumento de 2.7% de la economía colombiana. Por otro lado, el  Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia (Dane), informó que el índice de precios de consumo (IPC) de enero a noviembre fue del 5.31%. 

 

 

 

La crisis le jugó una mala pasada a varias compañías extranjeras, que no pudieron frenar la caída de sus ventas, originadas por las constantes variables del peso colombiano. Gap, Banana Republic, Aeropostale, Express y las chilenas Ripley y La Polar dieron por terminadas sus operaciones en el mercado colombiano en 2016. El lujo de Bulgari no fue ajeno a la mala racha por lo que la compañía francesa bajó la persiana de su tienda en Bogotá.

 

Mango atravesó serios aprietos con el Grupo Uribe, operador de la franquicia desde su desembarco en 2005, debido a una serie de discrepancias que conllevaron al cierre de todos los locales de la compañía española en el país. En mayo, Mango anunció su alianza con el Grupo Wisa sin embargo esta relación comercial no duró mucho por los problemas que el nuevo socio tuvo con la justicia estadounidense. En julio, Mango firmó la paz con el Grupo Uribe y reabrió todas sus tiendas en Colombia.


En contraste con la mala racha de algunas empresas extranjeras, la economía colombiana mostró signos de fortaleza en la segunda mitad del año. La confianza en el mercado local se vio beneficiada gracias al Proceso de Paz que el Gobierno de Juan Manuel Santos y la cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) llevó a cabo en La Habana, y que concluyó con la firma del Acuerdo para la Terminación Definitiva del Conflicto. Con la salida de las Farc de varias zonas del país, el Departamento de Planeación Nacional proyectó que el PIB puede crecer hasta el 8% al finalizar la desmovilización del grupo armado. 

 

 

Los gigantes H&M y Decathlon confirmaron su llegada al país para 2017. La compañía sueca proyecta la apertura de dos puntos de venta en Bogotá durante el primer semestre del próximo año. El grupo francés de moda y equipamiento deportivo realizó una inversión de diez millones de dólares para abrir las puertas de su macrotienda en el centro comercial Parque La Colina de la capital colombiana.

 

Inditex subió una marcha en el último tramo del año. El gigante español comenzó a operar con la única cadena que no tenía presencia en Colombia: Uterqüe. La compañía puso en marcha una tienda en el centro comercial Parque La Colina en la capital.

 

Otras compañías internacionales que confirmaron la importancia que representa para ellas el mercado colombiano fueron Adidas y Falabella. La alemana abrió en el centro comercial Andino una macrotienda con el nuevo formato Performance mientras el grupo chileno puso en marcha su local más grande en el país en Parque La Colina.

 

El negocio inmobiliario de centros comerciales tuvo un auge importante durante el 2016. Complejos como Viva Barranquilla, Parque La Colina, Antares, Unicentro Bogotá y Plaza Central abrieron sus puertas durante el año en distintas ciudades del país. La industria de los centros comerciales ha presentado un crecimiento del 16% y ventas por 21.900 millones de pesos colombianos (siete millones de dólares). Para los próximos dos años se tiene previsto la puesta en marcha de cincuenta más.

 

 

Por el lado de las compañías colombianas, los grupos locales se fortalecieron tanto en su país como en el extranjero. Arturo Calle levantó la persiana de su primera macrotienda en Cali, donde integró las tres líneas de producto de la empresa. STF Group impulsó su red de tiendas de Studio F en Chihuahua, México y Costa Rica, así como el lanzamiento de su canal online y la expansión  de Ela en Colombia. La compañía de cueros Vélez diversificó su línea de productos e ingresó a la categoría de decoración de hogar.

 

Totto cerró un brillante 2016. La compañía de complementos sumó 600 puntos de ventas y expandió su presencia en el mercado español. La diseñadora Silvia Tcherassi también se lanzó a la conquista de España y abrió su primera tienda en Madrid. En Estados Unidos, Leonisa subió la persiana de su nuevo local en Atlanta. Agua Bendita amplió su línea de productos e ingresó al diseño de ropa deportiva y continuó su expansión internacional fortaleciéndose en Sudáfrica mientras Onda de Mar desembarcó en Hawai, siendo la primera empresa colombiana en tener un punto de venta en la ciudad estadounidense.

 

Grupo Éxito ha tenido un año difícil, como consecuencia de la crisis en Brasil, el segundo mercado más importante de la compañía después de Colombia. Tras caer un 228,6% en los primeros tres meses y un 343% en el segundo trimestre, el retailer colombiano obtuvo pérdidas por 97.000 millones de pesos colombianos (31 millones de dólares) en el tercer trimestre de 2016, un 148% menos que el mismo periodo del año anterior. En 2015, el beneficio de la compañía fue de 147.000 millones de pesos colombianos (46 millones de dólares). En medio de su descenso, el grupo impulsó su línea de moda proyectando un crecimiento del 10% para 2019.

 

La empresa de textil Fabricato dio por superada una época difícil y presentó un alza del 10% durante el primer trimestre del año. La compañía de belleza Cromantic alcanzó las cincuenta tiendas en el mercado local y anunció su llegada a Perú. La moda de Tennis tomó impulso en Guatemala con dos nuevos puntos de venta en el país.

Relacionados
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
...