Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Perfumería Matilla, de farmacia a perfumería

Fundada en 1928, Perfumería Matilla nació como una tienda de medicamentos, pero ahora se especializa en perfumería, droguería y complementos. El secreto de su longevidad, según el dueño del negocio a día de hoy, es “no perder su esencia”.

Perfumería Matilla, de farmacia a perfumería
Farmacia Matilla fue fundada en 1928.

Ainoa Erdozain

8 jul 2022 - 05:00

Casi un siglo de historia. El pasado 22 de mayo, Perfumería Matilla celebró su 94 aniversario de la mano de Álvaro Matilla de Marcos, la cuarta generación de la familia fundadora, que ahora se encuentra al frente del histórico comercio de San Sebastián.

 

 

Lee la Revista Modaes 43

El último tren del diseño español

Sólo para suscriptores premium

 

 

Mi bisabuelo fundó Farmacia Matilla el día de Santa Rita en 1928”, explica el empresario. Fue más tarde, tras el fallecimiento de su abuelo, Casto Matilla, cuando su padre, Julián Matilla, cogió el relevo del negocio tras años de trabajo y transformó el establecimiento de farmacia a perfumería.

 

A día de hoy vendemos perfumes, droguería y complementos como abanicos, artículos para el cuidado del cabello, bisutería e incluso neceseres”, explica Matilla, que ayudó a impulsar la transformación del negocio con el lanzamiento de su plataforma digital hace nueve años.

 

 

 

 

“Las ventas online las centramos en aquellos productos difíciles de encontrar, trabajamos con marcas históricas y usamos la web como un escaparate”. Según Matilla, el secreto para que una empresa tan tradicional haya sobrevivido casi cien años es “estar en una de las calles principales de la ciudad y contar con un surtido muy específico para no perder la esencia”.

 

Entre los clientes principales de Perfumería Matilla se encuentran turistas que pasan por el número 7 de la calle Mayor, donde está ubicado el comercio desde 1985, “son sobre todo franceses y gente de la provincia”, explica, como madrileños y catalanes que cuentan con domicilio en la ciudad, además de clientes habituales “de toda la vida”. El local también ha habitado los números 18 y 13 de la misma calle con anterioridad.

 

La clave de su diferenciación, según apunta el empresario, es la cercanía. “Como negocio familiar, el trato personal es muy importante; es fundamental asesorar al cliente, ese es nuestro punto fuerte”, explica.