Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Las botas de agua Igor aprovechan el tirón de Hunter y disparan sus ventas un 33% en 2014

S. Riera

10 dic 2014 - 04:44

Igor se sube al boom de las botas de agua. La compañía vasca, el único fabricante de botas de agua que queda en España, incrementará en 2014 su cifra de negocio un 33% respecto al año anterior gracias al tirón de la colección de mujer. La empresa cerrará el ejercicio con una facturación de seis millones de euros, frente a los 4,5 millones de euros de 2013, según ha explicado su director general, Josu Altoaguirre, a Modaes.es.

 

La compañía, en manos de la familia Altoaguirre, está especializada en la fabricación de botas de agua y sandalias inyectadas. Fundada en 1974, Igor se ha centrado hasta 2013 en el segmento infantil. No fue hasta el año pasado que la empresa decidió sumarse a la explosión de las botas de agua, provocada en gran parte por la marca inglesa Hunter y su campaña con la modelo Kate Moss.

 

“El éxito de Hunter nos ha venido bien a todos”, asegura el empresario. “La campaña de Hunter ha situado a la bota de agua como un accesorio de moda”, señala. Según Altoaguirre, hace dos años la empresa decidió realizar una gran inversión en maquinaria para abrirse al segmento de mujer.

 

El esfuerzo ha dado los primeros resultados: además del incremento en la cifra de negocio, la compañía espera superar el listón del millón de pares este año. Hasta ahora, Igor producía entre 800.000 y 900.000 pares al año. La empresa, que cuenta con una plantilla media de setenta trabajadores, mantiene todavía la planta de producción.

 

El empresario, representante de la segunda generación, recuerda que hace una treintena de años, en España había más de una docena de fábricas de botas de agua, que fueron barridas por la competencia asiática. Para garantizar su rentabilidad, Igor se ha posicionado en un segmento medio alto. La empresa comercializa sus botas a un precio medio de 45 euros.

 

En los últimos cinco años, la compañía ha acelerado su expansión internacional. El peso de las exportaciones en la cifra de negocio de Igor ha pasado de ser el 20% en 2009 a representar el 45% en 2014.

 

La empresa distribuye sus colecciones en Portugal, Turquía, Corea del Sur, Japón, México y Estados Unidos. En el mercado estadounidense, por ejemplo, Igor está presente en Nordstrom y Neiman Marcus.

 

La distribución de la compañía se centra en el multimarca, ya que considera que, por el tipo de producto, le es difícil contar con córners propios o incluso tiendas propias. Por el momento, la empresa no tiene intención de seguir diversificando. “Zapatero a tus zapatos”, sentencia Altoaguirre.