Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

La expansión internacional penaliza el beneficio de Gap, que cae un 17% en 2011

Modaes

24 feb 2012 - 10:28

El grupo estadounidense Gap, uno de los tres mayores grupos del mundo de distribución de moda, ha cerrado el ejercicio 2011 con un retroceso del 17% en su resultado neto. “A pesar de la caída de nuestro beneficio, estamos satisfechos con el progreso de nuestro plan de desarrollo a largo plazo, incluyendo el crecimiento de nuestro negocio online y la expansión internacional”, señaló Glenn Murphy, presidente de Gap.

 

La compañía ha concluido 2011 (ejercicio cerrado el pasado 28 de enero) con un beneficio neto de 833 millones de dólares (626,98 millones de euros), frente a los 1.200 millones de dólares (903,2 millones de euros) del ejercicio precedente.

 

“No hay duda de que mejorar nuestro desempeño es la prioridad para 2012 y estamos seguros de que es el momento correcto de invertir para recuperar a nuestros clientes”, aseguró Murphy. Gap ha introducido a lo largo de 2011 cambios en sus departamentos de diseño para tratar de recuperar el posicionamiento en el mercado que poseía años atrás.

 

Las  empresa, que opera con cadenas como Gap, Banana Republic y Old Navy, ha registrado unas ventas de 14.500 millones de dólares (10.913,8 millones de euros) en 2011, con un descenso del 1% respecto a 2010, cuando la empresa ingresó 14.700 millones de dólares (11.064,4 millones de euros).

 

Las ventas comparables cayeron un 4%, en comparación con el incremento del 2% en 2010. Gap ha registrado evoluciones negativas en sus ventas comparables en todas las áreas geográficas.

 

A la espera de que Inditex presente sus resultados anuales a finales de marzo, H&M, el otro gran rival de Gap, concluyó el último ejercicio con unas ventas de 109.999 millones de coronas suecas (12.466 millones de euros), con un incremento de sólo el 1,4% en comparación con los 108.483 millones de coronas suecas (12.294 millones de euros) de un año antes.

 

Las previsiones del grupo estadounidense para 2012 pasan por abrir alrededor de 125 tiendas propias, mientras cerrará alrededor de 115 establecimientos, la mayoría de ellos correspondientes a la cadena Gap y ubicados en Estados Unidos.

 

La compañía puso en marcha hace dos ejercicios un plan estratégico para reducir su dependencia del mercado estadounidense, que ha pasado por el cierre de establecimientos en el país y el desarrollo internacional, tal y como están haciendo otras empresas como Abercrombie & Fitch.