Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Antonio Miró estrena concepto de distribución para fortalecer su marca

19 oct 2010 - 00:00

C. Pareja.- Antonio Miró estrena su concept store en el corazón de Barcelona. El establecimiento, situado en la calle Rambla Cataluña, venderá todos los productos que Antonio Miró tiene en el mercado a través de licencias, en un entorno cultural que recogerá la esencia de la firma.El pasado abril, Antonio Miró, cerró el último establecimiento que la marca poseía en la capital catalana, tal y como adelantó Modaes. Twenty, propietaria de la licencia para producir y distribuir en España la firma gala Marithé & François Girbaud y controlada por las familias Nassia y Arquero, tomó la mayoría del capital de Antonio Miró en 2008. La empresa decidió bajar la persiana del último punto de venta propio del diseñador catalán para centrarse en las licencias, tal y como hacen otras compañías españolas como Ágatha Ruiz de la Prada, que obtienen el grueso de su negocio de la cesión de su marca. El establecimiento, que contará con una superficie de 400 metros cuadrados, distribuirá todos los productos que se venden en el mercado bajo la licencia de Antonio Miró, que van desde artículos de mobiliario, hasta ropa de cama, colonias o zapatos. El corazón de la tienda se encontrará al final del establecimiento. Allí se situará una cafetería en la que se organizarán conciertos unplugged, presentaciones de discos o firmas de libros. “Queremos que la tienda sea una extensión de Rambla Cataluña, donde poder encontrar artículos de ropa, decoración para el hogar o un centro de cultura en el que pasar un buen rato”, explican desde la empresa. La tienda recogerá un total de, aproximadamente, catorce licencias del diseñador, y como novedad albergará córners de otras marcas que no están vinculadas al diseñador. Semon, uno de las empresas de cátering más importantes de Barcelona, contará con un espacio en el que venderá productos gastronómicos gourmet, igual que la marca de zapatillas Victoria. Vinos, cavas o cervezas de edición especial también tendrán su hueco en la tienda, donde compartirán espacio con otras marcas más pequeñas de compra impulsiva, es decir, un producto más barato que no requerirá una gran inversión.