Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Abercrombie & Fitch paraliza su desembarco en el mercado español

9 mar 2009 - 00:00

Los chicos y chicas esculturales que custodian la puerta de la tienda de Abercrombie & Fitch en la Quinta Avenida de Nueva York no llegarán, de momento, a España. La compañía estadounidense ha paralizado su desarrollo en el mercado europeo. Según han explicado fuentes del sector inmobiliario, Abercrombie ha detenido la búsqueda de locales comerciales en Madrid y Barcelona.La firma de moda joven se suma así a la también estadounidense Tiffany & Co. La histórica joyería abrió el año pasado en Madrid su primera tienda en España, pero ha roto el contrato que había firmado para instalarse en Barcelona. Tiffany tenía previsto instalarse en el número 59 del barcelonés Paseo de Gracia, una apertura que finalmente no tendrá lugar. El pasado 15 de febrero, Abercrombie dio a conocer sus resultados del cuarto trimestre del año, que se cerró con una caída del 19% en sus ventas netas, hasta 998 millones de dólares. El consejero delegado de la compañía, Mike Jeffries, admitió que, si bien se mantiene la apertura prevista en Milán, no sucederá lo mismo con la de Copenhague. La misma suerte correrán las de España, previstas para el ejercicio actual.De hecho, según fuentes del mercado inmobiliario, Abercrombie estuvo a punto de firmar un contrato de alquiler en un palacete de la calle Ortega y Gasset, en Madrid. En agosto de 2008, la compañía estadounidense abrió una filial en España, cuya denominación social es Abercrombie & Fitch Spain. Con una capital social de 5.000 euros, la subsidiaria española tiene su sede en Madrid y está presidida por Enrique Bellón. Fundada en 1892 por David Abercrombie y Ezra Fitch para distribuir ropa de acampada, la empresa cotiza actualmente en bolsa. A cierre del ejercicio 2008, la compañía contaba con 1.111 establecimientos en Estados Unidos, explotados a través de cinco marcas: Abercrombie & Fitch, Abercrombie, Hollister, Ruehl y Gilly Hicks. La cadena de moda está presente también en Canadá e Inglaterra.