Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

09 Ago 202006:52

El grupo de Toni, Jaume y Alberto

El grupo de Toni, Jaume y Alberto

 

 

Si en algo coinciden todos los directivos del negocio de la moda es que esta crisis no tiene nada que ver con la de 2008. Hay muchas cosas que no coinciden: esta es una crisis sanitaria, ha sido súbita y global y su desarrollo es incierto.

 

Tampoco es igual la forma en la que este sector, tan acostumbrado a las crisis y los cambios de paradigma, ha afrontado este shock. Esta vez, los primeros espadas de las mayores empresas de moda de España han salido a explicar cómo están gestionando esta crisis. Cómo se vive pilotando una empresa de moda sin tiendas. Cómo se hacen planes cuando no se sabe todavía si a la gente le dará miedo comprar.

 

Y lo han hecho, además, juntos, algo poco usual en un sector que no cuenta ni siquiera con una patronal única que le represente ante las administraciones. “Jaume [Miquel], Alberto [Ojinaga] y yo nos hemos llamado constantemente”, decía el viernes Toni Ruiz, consejero delegado de Mango, en una entrevista realizada en el marco de la serie Voces para la recuperación. Quizá hasta tengan un grupo de WhatsApp.

 

Si en algo coinciden, al menos públicamente, los líderes de la moda en España es que esta crisis es una oportunidad para acelerar una transformación del sector que llevaba años latente. Sin viajes, sin restaurantes y sin bares, la moda podría tener ahora la oportunidad de recuperar ese hueco que perdió durante la anterior recesión.

 

La semana de entrevistas con los primeros ejecutivos de Mango, Tendam, Desigual, Tous y Pepe Jeans deja muchas ideas para pensar en el futuro del sector.  “Seamos honestos –dijo Carlos Soler-Duffo, consejero delegado de Tous-; hace tres meses tampoco estábamos en plena certidumbre”.  “La moda tiene que conseguir emocionar”, dijo Ruiz. Para Miquel, “el fast fashion se ha terminado”, mientras que Ojinaga apuntó que  “es el momento de asumir riesgos y pasarte en algunas decisiones” y Marcella Wartenbergh, consejera delegada de Pepe Jeans, destacó que, tras las primeras semanas de impacto de la crisis, ha llegado de nuevo el momento de pensar en el largo plazo.

 

En este futuro que está por escribir, la moda debe redefinir el concepto de experiencia en el punto de venta, debe resolver la ansiada omnicanalidad y, sobre todo, debe defender el valor de la moda después de la avalancha de descuentos que se espera en este año tan atípico. Para hacerlo tiene algo a su favor: unos ejecutivos de alto nivel que, además de dar la cara, están más dispuestos que nunca a compartir por el bien del sector.

i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...