Líder en información
económica del negocio
de la moda

Empresa

Caramelo retoma las negociaciones, pero se mantiene el punto muerto

30 jun 2009 - 00:00

Vuelta a empezar, y sin avances. Ayer, la dirección de Caramelo y el comité de empresa de la compañía retomaron las negociaciones tras los incidentes de las últimas semanas y, de nuevo, cayeron en un punto muerto en el que ninguna de las partes avanza en sus posiciones. El nuevo marco de negociaciones, en el que la Xunta de Galicia actúa como mediador, comenzó con un encuentro de tres horas tras el cual los representantes sindicales criticaron el "inmovilismo" de la empresa, mientras que la dirección de Caramelo acusó a los sindicatos de hacer "demagogia". Por el momento, la empresa ha puesto encima de la mesa una propuesta de indemnizaciones para los 237 trabajadores afectados por un expediente de regulación de empleo (ERE), parte fundamental del plan de viabilidad de Caramelo. Esta oferta asciende a 31 días de salario por año trabajado, con un máximo de 18 mensualidades, y prejubilaciones a partir de los 55 años.El comité de empresa, representado mayoritariamente por el sindicato nacionalista CIG, ve insuficiente esta propuesta y critica, además, la actuación de la Administración gallega, que ha tratado de mediar con Manuel Jove, que controla el 92,5% de Caramelo a través de Inveravante. Las posiciones sindicales vienen precedidas por una intensa movilización de los trabajadores, en las que se ha llegado incluso a causar destrozos en la fábrica de A Coruña. Las negociaciones se retomarán el próximo jueves. El plan industrial de Caramelo topó con esta fuerte contestación por parte de los trabajadores y con la negativa de la Xunta el ERE, para el que no hubo acuerdo con los sindicatos. Ante esta situación, la compañía optó por iniciar los trámites para presentar concurso de acreedores. La Xunta, que controla el 7,5% de Caramelo, ha prestado en los últimos años, durante la época del Gobierno de PSG y BNG, varias ayudas y créditos a la empresa y ahora es su principal acreedor.