Líder en información
económica del negocio
de la moda

Back Stage

Else Groen (Independent Retail): “Hay que mejorar la ley para que el fabricante no pueda abusar del comercio”

Else Groen es la directora general de Independent Retail Europe, una asociación basada en Bruselas que representa a más de 386.000 comercios independientes y 24 grupos o asociaciones de grupos en Europa.

I. P. G.

16 sep 2021 - 04:52

Else Groen (Independent Retail): “Hay que mejorar la ley para que el fabricante no pueda abusar del comercio”

 

 

Ha sido uno de los sectores más golpeados de la pandemia, pero podría salir reforzado de ella. Else Groen, directora general de Independent Retail Europe, augura un futuro alentador para el comercio minorista, aupado por los esfuerzos de los Gobiernos en revitalizar los barrios. Independent Retail Europe, con sede en Bruselas, es una asociación que representa a más de 386.000 retailers independientes con una facturación agregada de 944.000 millones de euros y a 24 grupos de retailers en Europa con modelos como las cooperativas o las centrales de compras. Aunque Groen es optimista, reconoce que el sector se enfrenta también a varios desafíos tras el Covid-19, como mejorar las normas de competencia para evitar abusos y ver cómo evoluciona el consumidor cuando el avance de la sostenibilidad se traduzca en una subida de precios.

 

 

Pregunta: ¿La recuperación del retail europeo va a dos velocidades?

 

Respuesta: Sí, y depende también del nivel de apoyo que recibieron de parte de cada país y de la confianza de los consumidores. En algunos mercados se recuperó en seguida, mientras que otros continúan siendo muchos más cautos. En los países de Europa del Este, por ejemplo, la confianza está lejos de recuperarse. También en España, mientras que en Francia se ha recuperado bastante rápidamente; en Países Bajos, las tiendas nunca llegaron a cerrar y en Alemania todavía continúa habiendo restricciones activas…

 

P.: ¿Qué han echado en falta por parte de la Unión Europea?

 

R.: Al principio de la pandemia, estuvimos en contacto con la Comisión Europea para tratar de conseguir mascarillas, y quizás es la única petición que nunca fue atendida, porque no había mascarillas disponibles. Los retailers esenciales tuvieron que seguir abiertos sin mascarillas y, cuando pudieron, las importaron de China a precios muy altos. También pedimos que se pospusieran algunas medidas europeas, como las relativas a los pagos electrónicos, que tuvieron que ponerse en marcha mientras estábamos todos a otra cosa, luchando durante la pandemia.

 

P.: ¿Y qué se ha hecho bien?

 

R.: El reconocimiento de la importancia del sector. Se puso en valor que los retailers son muy buenos organizando su cadena de valor y que lograron seguir llenando las estanterías de alimentos y otros productos. También lo rápido que lograron organizarse para vender online durante le periodo de cierre.

 

P.: El Covid-19 también ha puesto en valor la colaboración. ¿Ha sido bueno para las centrales de compras?

 

R.: Sí, el Covid-19 ha demostrado que este tipo de operadores han funcionado mejor que las cadenas verticales, porque la gente ha apreciado más las tiendas locales, que conozcan tu gusto y tus requisitos. También ha permitido dar a conocer más este modelo entre los políticos y la importancia de la cooperación entre los distintos operadores.

 

 

 

 

P.: Pero en el sector del deporte, el modelo de centrales de compras y cooperativos está siendo muy cuestionado porque las marcas piden mayor verticalización…

 

R.: Por supuesto que en la negociación los fabricantes tienen exigencias en cuanto a la calidad de las tiendas, eso ha ocurrido siempre, pero ¿decidir cómo deben organizarse? Eso es otra historia, no creo que sea lo correcto. Estamos trabajando precisamente en las normas de competencia para que los fabricantes no puedan abusar de esta manera. Estamos a favor de la distribución selectiva. Es bueno que las marcas elijan donde estar, pero nosotros queremos promover a las tiendas. La alternativa es el online, donde los precios son mucho más bajos y la competencia mucho mayor.

 

P.: ¿Qué otros proyectos hay en marcha a escala europea?

 

R.: El retail ha sido elegido como uno de los ecosistemas estratégicos por la Comisión, por lo que desarrollará una estrategia para asegurarnos de que tenemos un retail sano.

 

P.: Otra regulación clave es la referente a la sostenibilidad. ¿Cómo impactará a las empresas del retail?

 

R.: Dado que, en el futuro, las compañías deberán operar de manera más sostenible e incluso asegurarse de que sus socios a lo largo de la cadena de valor operen de forma sostenible también, es probable que aumenten los costes de producción y, por tanto, los precios de los productos. Es muy probable que esto lleve a una inflación considerable. Al final, quedará por ver cómo evolucionará el comportamiento del consumidor como resultado de los aumentos de precios en todos los ámbitos.

 

 

 

 

P.: ¿Cuál será el equilibrio de ventas online y offline cuando terminen todas las restricciones?

 

R.: Es difícil de predecir. Dependerá de cómo evolucione el mercado, de si podemos seguir haciendo entregas y devoluciones gratuitas… Hasta ahora la logística todavía funciona muy bien, ¿pero será siempre así? Desde el punto de vista del empleo, los pure players también han sido muy criticados por sus condiciones. Si las mejores, también encarecería su operativa. Mientras el servicio sea bueno y no haya costes adicionales, el ecommerce seguirá creciendo, pero no sé si siempre será así.

 

P.: Hablaba antes del aumento del gusto por lo local… ¿Puede beneficiar al retail también a medio plazo?

R.: Las tiendas nunca desaparecerán. Además, en los próximos años muchos países harán un esfuerzo para invertir en sus ciudades y asegurarse de que hay una oferta en el centro atractiva y equilibrada, así que el futuro no es negro para nada, seguramente sea mejor que ahora. Mucha gente se ha dado cuenta en los últimos años que no quieren comprarlo todo online, sino la combinación.