Tendencias

Especial 2022: el año en que el mundo  se hizo más pequeño

‘The show must go on’: 2022, el año de llegada a trompicones de la normalidad a las ferias

El año comenzó con una nueva oleada de cancelaciones y traspasos de fecha para los eventos profesionales del sector a causa de la pandemia, pero la nueva normalidad acabó llegando, permitiendo el asentamiento de las ferias y pasarelas en el calendario tras dos años.

‘The show must go on’: 2022, el año de llegada a trompicones de la normalidad a las ferias
Las nuevas oleadas de contagios de coronavirus comenzaron a poner en duda una vez más el calendario de ferias y pasarelas.

I. Carmona

23 dic 2022 - 05:00

El año 2022 comenzó con esperanza, pero fue truncada rápidamente, sólo para volver a aparecer a partir del segundo trimestre, esta vez para quedarse (más o menos). El último ejercicio ha sido, por fin, el del regreso de ferias y pasarelas al calendario después de dos años de constantes cancelaciones y traspasos de fecha para los eventos profesionales del sector de la moda.

 

 

Especial 2022: el año en que el mundo se hizo más pequeño

 

 

Enero de 2022 fue un mes de dèja vu: terminado el año que se creía que sería el de la recuperación, empezaba un nuevo ejercicio y la moda se preparaba para el regreso de los eventos tras el fin del distanciamiento social. Sin embargo, esta esperanza duró poco cuando nuevas oleadas de contagios de coronavirus comenzaron a poner en duda una vez más el calendario de ferias y pasarelas. Las primeras grandes ferias, las italianas Pitti Uomo y Pitti Bimbo, que estaban fechadas para tener lugar entre el 11 y el 13 de enero, comenzaron a experimentar cancelaciones de algunas de las firmas participantes, como Brunello Cucinelli y Ann Demeulemeester. “Tenemos a miles de personas trabajando para asegurar la seguridad en el evento”, declaró entonces Raffaello Napoleone, consejero delegado del organizador ferial Pitti Immagine, asegurando que las ferias continuarían con normalidad.

 

Por otro lado, la Semana de la Moda de Milán (fechada entre el 14 y el 18 de enero) también recibió cancelaciones, como la de Giorgio Armani: “los desfiles son momentos cruciales e insustituibles, pero la salud y la seguridad tanto de los empleados como del público deben ser la prioridad una vez más”. La firma italiana también se descolgó de la Semana de la Moda de París. Durante la celebración de los primeros eventos profesionales del calendario de ferias y pasarelas de 2022, la región italiana de Lombardía, de la que Milán es capital, era una zona de peligro a causa de la escalada de contagios, según el Gobierno del país, que puso en marcha restricciones como la obligatoriedad del uso de mascarilla o la distancia de seguridad.

 

Con todo, y a pesar de las cancelaciones de algunas de las marcas participantes, las ferias de Pitti Immagine mantuvieron sus fechas originales. Pitti Uomo, de moda masculina, contó con la participación de cerca de seiscientos expositores, casi el doble de los que convocó en su previa edición en verano de 2021, su primera presencial tras la pandemia, cuando aún estaban vigentes numerosas limitaciones al transporte internacional. Antes del estallido de la pandemia, la feria de Pitti Immagine llegó a convocar a 1.200 empresas expositoras. El evento se completó con una plataforma virtual, Pitti Connect, puesta en marcha tras el estallido de la pandemia. Pitti Bimbo, que coincidió en fechas con el salón de moda masculino, también se celebró con normalidad, igual que Pitti Filatti, fechada en febrero. La Semana de la Moda de Milán, por su parte, también mantuvo su calendario: del 14 al 18 de enero, los desfiles de moda masculina y, del 22 al 28 de febrero, los de moda femenina. Armani sí participó en el segundo evento.

 

 

 

 

Después de Italia, llega Francia. La Semana de la Moda de París celebró su primera edición de 2022 entre el 18 y el 23 de enero, en pleno rebrote de casos de ómicron en Europa, exclusivamente con oferta masculina. Los desfiles de hombre contaron con la participación de 77 marcas y se celebraron en formato híbrido, posponiendo parcialmente la recuperación del evento: treinta desfiles se reprodujeron en la plataforma online de la Fédération de la Haute Couture et de la Mode y otros diecisiete tuvieron lugar en el Palais de Tokyo. Hasta el último momento se mantuvo la incertidumbre: “el calendario podría verse modificado en los próximos días en base a las medidas restrictivas que tome el Gobierno francés”, argumentó la organización del evento en enero, a apenas días de la supuesta celebración de la pasarela. Tras la finalización del evento, tuvo lugar la Semana de la Alta Costura de París, entre el 24 y el 27 de enero, que no contó con la participación de firmas históricamente presentes como Balenciaga y Maison Margiela.

 

Los días pasaban y las ferias y pasarelas continuaban agarrándose al calendario, negándose a cancelar o posponer los eventos salvo que no quedase otro remedio (a excepción de la Semana de la Moda de Londres, que fue pospuesta ya en diciembre de 2021). En paralelo, las grandes marcas seguían descolgándose de las celebraciones. A finales de enero, Thom Browne y Tom Ford declararon que no participarían en la Semana de la Moda de Nueva York debido al aumento de contagios de ómicron, que causó retrasos en las entregas de prendas y escasez de personal.

 

Lo peor estaba aún por llegar, con el estallido de la guerra en Ucrania, que ocurrió en plena Semana de la Moda de Milán y apenas días antes de la edición femenina de la Semana de la Moda de París, entre el 28 de febrero y el 8 de marzo. Las primeras horas de la invasión de Ucrania por parte de Rusia fueron las primeras horas del muy esperado regreso al formato físico de la pasarela milanesa. El 24 de febrero, los desfiles comenzaron entre aplausos, luces y emoción por haber regresado a la ciudad italiana, mientras los rusos cruzaban las fronteras ucranianas.

 

A pesar del estallido de la guerra, las pasarelas decidieron continuar con normalidad, contra todo pronóstico: incluso algunos de los diseñadores participantes se pronunciaron en contra de ello. “Siento que la moda es algo absurdo”, declaró entonces Demna Gvesalia, director creativo de Balenciaga, antes de la Semana de la Moda de París. El 1 de marzo, la Fédération de la Haute Couture et de la Mode publicó un comunicado en el que se pedía a la audiencia de las pasarelas parisinas que “viviesen los desfiles con solemnidad”. Ninguna presentación fue cancelada.

 

 

 

 

La situación ha sido muy diferente para la moda en Oriente, que sí se ha enfrentado a un 2022 repleto de cancelaciones y tendrá que esperar a 2023 para que el calendario de ferias y pasarelas vuelva a la normalidad. En marzo, la Semana de la Moda de Shanghái decidió aplazar su celebración por segundo año consecutivo a causa del repunte de contagios del Covid-19 en China. El evento, que estaba programado entre el 25 de marzo y el 1 de abril, se pospuso hasta nuevo aviso. En junio, la organización del evento desistió: la pasarela canceló su presentación presencial y se trasladó definitivamente al entorno online. Entre el 17 y el 19 de junio, las treinta pasarelas se retransmitieron en Duoyin (TikTok en China). Por aquel entonces, Shanghái, así como otras grandes metrópolis chinas, se encontraban sumidas en severas restricciones impuestas por interrupciones momentáneas, durante todo el resto del año.

 

En Europa, otro evento ha puesto en duda la celebración de la Semana de la Moda de Londres en 2022: el fallecimiento de la monarca británica Isabel II, que se dio una semana antes de la pasarela de referencia de Reino Unido. El 8 de septiembre, el país entero se detuvo al recibir el anuncio del fallecimiento de la reina, la monarca más longeva de la historia de Reino Unido y un emblema internacional de la nación.

 

La London Fashion Week ya hizo saber incluso antes de su fallecimiento que las celebraciones continuarían sin interrupción, a pesar de que incluso la Premiere Leage de fútbol accedió a modificar su calendario. “La Semana de la Moda de Londres es un evento de negocios y un momento muy importante para los diseñadores, reconocemos el trabajo que requiere este evento”, declaró el British Fashion Council (BFC), organizador de la pasarela. “Los desfiles y las presentaciones seguirán en pie, pero pedimos a los medios y a las marcas que respeten el luto de la nación durante el periodo de duelo nacional”, añadió la patronal. Burberry sí dio el paso y canceló su participación en la pasarela, que iba a tener lugar el 17 de septiembre. “Nos entristece profundamente el fallecimiento de Su Majestad la Reina y queremos extender nuestras más sinceras condolencias a la familia real”, se lee en un comunicado publicado por la marca británica en su página web. La Fashion Week londinense tuvo lugar del 15 al 20 de septiembre.

 

El último trimestre del año acogió al fin la primera temporada de ferias y pasarelas de verdadera normalidad en Occidente. En julio, Tommy Hilfiger anunció que regresaría a la siguiente edición de la Semana de la Moda de Nueva York, en la que llevaba tres años sin participar, desde el estallido de la pandemia. La pasarela de referencia del sector de la moda en Estados Unidos se celebró entre el 8 y el 11 de septiembre y también acogió de nuevo a Tom Ford, que abrió el calendario como el primer desfile, y de Puma. Otras firmas, como Cos, Marni y Fendi, se unieron al evento por primera vez en su historia.

 

Mientras, en Europa, la feria francesa Première Vision Paris tuvo lugar en julio con unos 23.000 asistentes, un 37% más que en su convocatoria de 2021 y un 10% más que los acogidos en la edición de febrero de 2022. Denim Première Vision, que se convocó en Milán en noviembre, registró a 2.027 visitantes, muy por encima de los datos de 2021.

 

 

España también celebra el regreso de los eventos profesionales

 

Del 25 al 28 de octubre, regresó al formato presencial la pasarela 080 Barcelona Fashion después de dos años en la Red. “El físico volverá, pero el digital no se irá”, explicó Marta Coca, directora de la pasarela, en marzo. El evento, que organiza el Comercio, Artesanía y Moda (Ccam) de la Generalitat Catalana, celebró su edición número treinta regresando al Recinto Modernista de Sant Pau, donde había tenido lugar antes de la pandemia.

 

Entre 2020 y 2022, 080 Barcelona Fashion celebró cuatro convocatorias seguidas a través de la emisión online en directo con fashion films de cada una de las marcas participantes grabados en una ubicación diferente para cada edición. En su primera convocatoria en físico después de la pandemia, participaron 23 marcas, entre ellas Amlul, Custo Barcelona, Guillermina Baeza, Lola Casademunt o Lebor Gabala. La feria madrileña Momad, que tuvo lugar entre el 16 y el 17 de septiembre en Ifema Madrid, acogió a 203 expositores, un 20% por encima de las previsiones del evento.

 

Ante el incremento de los expositores, Ifema tuvo que ampliar la superficie expositiva hasta 35.000 metros cuadrados. Momad coincidió con las ferias Intergift, que tuvo lugar entre el 14 y el 18 de septiembre; Bisutex, que se celebró entre el 15 y el 18 de septiembre, y Madridjoya,  entre el 16 y 18 de septiembre. En su última edición, celebrada en febrero, Momad acogió a 6.000 visitantes, un 11% más que la convocatoria de septiembre de 2021.

 

En diciembre, BabyKid Spain+Fimi puso en marcha la duplicación de su espacio expositivo para su próxima edición, prevista entre el 26 y 28 de enero de 2023 en Feria de Valencia. El evento, organizado de la mano de la Asociación Española de Productos para la Infancia (Asepri), contará de nuevo con la colaboración del Icex e Ivace para captar compradores extranjeros.

 

En su primera edición de 2022, que tuvo lugar entre el 17 y el 19 de febrero, la feria valenciana contó con la participación de 261 marcas y cerca de 3.400 visitantes. Esta fue la primera convocatoria de Baby Kid Spain+Fimi en formato físico desde la pandemia.