Tendencias

Persiguiendo la repercusión en redes

Alex Estil-les, propietario de XXL Comunicación, reflexiona sobre los aprendizajes obtenidos tras la pandemia en el sector de la organización de eventos.

Persiguiendo la repercusión en redes
Alex Estil-les es propietario de XXL Comunicación.

Tribuna: Alex Estil-les

6 jul 2022 - 05:00

Cuando diseñadores y firmas se quedaron sin su principal herramienta para mostrar su trabajo, el ortodoxo desfile, tras un momento de parálisis y duda, la creatividad se puso a trabajar. Desde el desfile en una caja que Loewe envió a prensa e influencers para su colección de primavera-verano hasta los fashion films más sofisticados y sorprendentes, como el Saint Laurent otoño-invierno rodado en la helada Islandia, ruedas de prensa por Zoom y constantes directos de Instagram, la nueva situación trajo consigo unos aprendizajes que a los que no tenemos, ni podemos renunciar.

 

Lee la Revista Modaes 43

El último tren del diseño español

Sólo para suscriptores premium

 

Ahora que la vida ha vuelto a una casi normalidad, los eventos presenciales han explotado de nuevo. Todo el mundo tiene ganas de reunirse, disfrutar y celebrar con otra mucha gente, es algo que está en el ambiente. El evento físico ofrece la experiencia en la vida real que tanto se echó de menos y firmas y diseñadores se han lanzado a organizar, no solamente desfiles, si no todo tiempo de reuniones, lanzamientos, aperturas y viajes varios.

 

Quizás porque la experiencia digital ha mejorado tanto a fuerza de necesidad e inventiva, los eventos post pandémicos compiten también ahora en creatividad, espectacularidad o detalle para hacerlos una experiencia única y memorable para quienes asisten a ellos. Pero no solamente. El contenido de cada evento está cuidadosamente planificado para que sea también lo suficientemente atractivo para que su exposición en redes alcance las tan deseadas métricas.

 

 

 

 

Los asistentes al evento son solo el primero de los públicos al que se dirige la experiencia y su primer altavoz y sus perfiles ya no se limitan a la prensa tradicional e influencers “profesionales”.  En las listas de invitados siempre se encuentran otros posibles propagadores en redes sociales de otros muchos ámbitos de la cultura y el entretenimiento o del universo digital, perfiles relevantes con sus propias comunidades que siguen atentamente sus pasos.

 

Porque más allá de la experiencia física del puñado (o multitud) de asistentes al evento, el objetivo final es la exposición en redes a través de menciones y reposts que se multiplican (idealmente) hasta el infinito. Si algo han aprendido las firmas del periodo exclusivamente digital de la pandemia, es que tienen que continuar entreteniendo a sus consumidores a través de un storytelling creativo e innovador: que la experiencia del evento físico se traslade al plano digital también para ellos.

 

Aunque ahora tenemos más claro que nunca que las experiencias físicas son en muchos casos irremplazables y que lo que el público quiere es disfrutar, vivir momentos memorables y conectar, las firmas han aprendido la lección que la pandemia trajo consigo y los eventos que van a tener que resultar una experiencia con una firme base física que sin embargo tienen que apoyarse de manera experta en un formato digital.

 

Alex Estil-les es propietario de XXL Comunicación.