Líder en información
económica del negocio
de la moda

Tendencias

La exquisitez llega a la pasarela de París de mano de Elie Saab

12 mar 2009 - 00:00

El modisto libanés Elie Sab llenó la pasarela parisina en su penúltima jornada con propuestas ambientadas en Hollywood y un Prêt-à-porter con voluminosas mangas, drapeados neoclásicos, transparencias y profundos recortes. Conjuntos en la mayoría de las ocasiones con aperturas triangulares o rectangulares en la espalda y grandes escotes. Cada modelo representó la silueta femenina, sin estridencia alguna, en busca de una mujer ideal, imaginada por el modisto como una persona libre de todo compromiso y "decidida en sus elecciones vitales", según reconoció el propio Saab una vez finalizó el desfile. Siempre partidario de ofrecer y enseñar la máxima belleza posible, el artistas libanés jugó para el día con colores cremas, marrones suaves, grises perla y combinados con el negro. Para la noche, negro sobre blanco con numerosos bordados. El volumen de los conjunto nocturnos hay que buscarlo en las partes superiores de las propuestas con plisados, drapeados o tejidos vaporosos.Consciente sin duda de que su fiel clientela oriental -entre la que está la reina Rania de Jordania-, sin renegar en absoluto de sus raíces, es gran admiradora de Occidente, Elie Saab dijo haber querido crear un neo look impregnado de espíritu parisino. Mientras otros modisto de la penúltima jornada de la Semana de la Moda de París de este año para la temporada otoño-invierno, como Talbot Runhof, presentaron propuestas casi en exclusiva para fiestas nocturnas y cócteles. Los modistos optaron por vestidos monocolores, de seda amatista, rubí o negro para el invierno. Además, estampados sobre seda en rojo, fucsia y amatista y vestidos completamente borados con lentejueñas y pedrería de colores vivos. Sophie Albou propuso para Paul and Joe un juvenil invierno 2010, de botas altas negras para lucir con escotados minivestidos dorados y plateados, shorts o vaqueros. Minivestidos de volantes, de lentejuelas, conjuntos rosas y monos grises de gales fueron otras fantasías invernales de Paul and Joe, firma que no tiene miedo al uso de las pieles de animales.