Equipamiento

Lana, la materia prima del invierno

Junto a la piel, fue una de las primeras materias primas que cubrió el torso desnudo del hombre, pero actualmente no llega ni al 1% de la producción de fibras. El empleo de la lana como materia prima se remonta al Neolítico.

Lana, la materia prima del invierno
El principal productor de lana del mundo es Australia, que copa el 22% de la producción anual.

C. J.

23 ene 2023 - 05:00

Es la fibra del abrigo, la materia prima del invierno, y, pese a que es una de las más conocidas, es una de las que menos se produce. En 2021, lana apenas copó el 0,94% de la producción anual de fibras, según Textile Exchange. La lana lleva abrigando los inviernos del hombre desde el Neolítico.

 

Lee la Revista Modaes 45

Cuando el ‘greenwashing’ silenció a la moda

Sólo para suscriptores premium

 

 

Hace cerca de 11.000 años, en la actual Irak, empezó a desarrollarse la producción de esta fibra, ya que tenía la capacidad de proteger del frío al cuerpo. Hasta entonces, la lana era considerada un desecho más de un animal que sólo servía para la alimentación. Pronto surgieron distintas variedades dependiendo del animal, como la lana merino, la lana mohair o el cashmere.

 

Pero la lana tiene un alto coste, por lo que su importancia ha ido debilitándose en favor de otras fibras más baratas, como las sintéticas por el auge de la moda rápida y el deseo de los consumidores de conseguir prendas más baratas.

 

Con todo, es la número uno de origen animal y una de las fibras más cotizadas por la industria del lujo y, más recientemente, del athleisure, respaldada por gigantes del deporte como Adidas o Nike debido a sus propiedades naturales que entroncan con un estilo de vida saludable y porque puede servir como sustituto del cuero.

 

 

 

 

El principal productor de lana del mundo es Australia, que copa el 22% de la producción anual de esta materia prima. Les siguen China y Nueva Zelanda, con el 13% y el 9%, respectivamente, mientras que Turquía genera el 4% de la producción mundial. En España, también han surgido iniciativas para proteger esta materia prima.

 

El grupo industrial Holistex ha promovido junto a la Asociación Española de Criadores de Ganado Merino (Acma) el programa Genuine Merino Wool, que tiene como objetivo funcionar como una garantía de calidad y trazabilidad y preservar la oveja y la lana merina española, su patrimonio cultural, el entorno y la comunidad rural que depende de ellas.

 

Precisamente en España, en la Edad Media, tiene su origen la raza de oveja lana merino, pese a que hoy Australia es su mayor productor. En el siglo XVIII, el rey Felipe V regaló un par de ovejas de raza merina a su padre, Luis XIV de Francia, y después se enviaron a otros países.