Equipamiento

El proveedor de piel Pytón pone en marcha un plan estratégico para dejar atrás la pandemia

La compañía, dueña de la empresa de bolsos Acosta, ha trabajado de la mano del profesor del Iese Albert Fernández para la puesta en marcha de la nueva estrategia. La empresa espera regresar a los niveles de antes de la pandemia en 2023.

El proveedor de piel Pytón pone en marcha un plan estratégico para dejar atrás la pandemia
Pytón dio sus primeros pasos en 1939 de la mano del bisabuelo y abuelo de Josep Sont.

C. Juárez

22 jul 2022 - 05:00

La industria quiere dejar atrás la pandemia. El interproveedor catalán de pieles Pytón, también dueño de la compañía de bolsos Acosta, ha puesto en marcha una nueva estrategia con el objetivo de dejar atrás la pandemia. La empresa espera volver a los niveles de ventas de 2019 el año que viene y registrar unos ingresos de cerca de trece millones de euros.

 

La empresa ha puesto en marcha el plan estratégico de la mano de Albert Fernández, un profesor del Iese. Los pilares de la nueva estrategia del grupo pasan por poner el foco en el área comercial e impulsar la digitalización, según explica Josep Sont, director general y miembro de la cuarta generación de la familia fundadora de la empresa, a Modaes.

 

La estrategia también pasa por incrementar la relación con los diseñadores y desarrollar productos alternativos. En el marco del nuevo plan, Pytón tiene previsto volver a lanzar al mercado la empresa de bolsos Acosta, que actualmente se encuentra en stand by.

 

 

 

 

Pytón dio sus primeros pasos en 1939 de la mano del bisabuelo y abuelo de Josep Sont. En un primer momento, la compañía, que tiene su sede en Sant Boi de Llobregat (Barcelona) se especializó en el suministro de pieles exóticas para el calzado, y poco después amplió el negocio hacia las pieles de vacuno y ovino. En los años noventa la empresa comenzó a desarrollar sus colecciones propias.

 

Actualmente, la empresa divide su negocio en cuatro áreas: marroquinería, calzado, fornituras y contract, que engloba tapicería para hoteles, restaurantes, espacios de fitness, náutica o sanidad. La empresa comenzó de desarrollar este último segmento hace doce años.

 

Para la marroquinería y el calzado, que supone el grueso de la facturación de la empresa, Pytón cuenta con ocho proveedores principales. Además, la compañía también tiene con proveedores en Asia o Australia para las pieles de cocodrilo o de canguro.

 

Entre los clientes de Pytón, por su parte, se encuentran las mayores compañías de gran distribución de moda del mundo y de lujo. Además, la compañía también es uno de los principales proveedores de fornituras para moda infantil en España.

 

 

Nueva vida para Acosta

 

Pytón se hizo con la marca Acosta en 2011 después de que la compañía sucumbiera a la crisis. El grupo, que había sido proveedor de la marca de bolsos, relanzó la empresa un año después con un nuevo equipo.

 

Entonces, Pytón tejió una red de distribución para Acosta con tiendas propias, puntos de venta multimarca y corners en El Corte Inglés. Además, la empresa también puso en marcha un plan de expansión para desembarcar en nuevos mercados, hasta que en 2020 dio un paso atrás.

 

Actualmente, Acosta se encuentra en stand by, según explica Sont, aunque su nuevo plan estratégico contempla el relanzamiento de la empresa en los próximos meses con la creación de un equipo propio.