Líder en información
económica del negocio
de la moda

Equipamiento

El precio del transporte marítimo se cuadriplica desde el estallido del Covid-19

El coste de los fletes marítimos ha pasado de 1.732 dólares a finales de enero de 2020, hasta 8.042 dólares la última semana, según datos del Drewry’s World Container Index. La ruta más cara es la que comunica Shanghái con Génova, de 12.232 dólares.

M. Tamayo

18 abr 2022 - 04:56

El precio del transporte marítimo se cuadriplica desde el estallido del Covid-19

Los precios de los fletes no cesan su escalada. La pandemia y ahora la invasión de Ucrania han tensionado la cadena global de suministro y los precios llevan ya tres años acumulando grandes incrementos. En concreto, el precio de transportar un contenedor estándar, de cuarenta pies (doce metros), se ha más que multiplicado por cuatro desde el inicio de la pandemia, pasando de 1.732 dólares a 30 de enero de 2020 a 8.042 dólares el pasado 7 de abril, según datos del World Container Index elaborado por Drewry.

 

A pesar del ascenso, la cifra se ha moderado respecto al pico alcanzado en septiembre del pasado año, cuando el índice marcó un precio por flete superior a 10.000 dólares. Desde entonces, la cifra se ha ido moderando, marcando subidas y bajadas, pero sigue sin recuperar valores anteriores a la pandemia. En concreto, el precio actual del contenedor más que duplica el precio medio de los últimos cinco años, que se sitúa en 3.208 dólares.

 

Hace un año, en abril de 2021, el precio del contenedor ya se encontraba por encima de la media, alcanzando 4.911 dólares, por lo que, en un año, el precio del flete se ha incrementado un 64%. Por rutas, Shanghái a Génova es la más cara, con un precio medio por flete de 12.232 dólares. De hecho, son las rutas con salida de la capital económica china las que cuentan con un precio más elevado.

Shanghái está inmersa en un confinamiento estricto para paliar el número de casos de coronavirus en la ciudad, que el pasado domingo llegó a su cifra récord. A causa de la política de Covid Cero de China, muchas fábricas de la ciudad como la de Tesla o la de Pegatron, proveedor de Apple, se han visto obligadas a parar la producción, y los trabajos en el puerto también se han retrasado. La pasada semana, la ciudad contaba con una cola de 300 barcos esperando atracar en su costa, cuando, normalmente, cuentan con un ritmo de cien descargas de naves por día.

 

Así, el precio de enviar mercancías desde Shanghái al puerto de Génova es un 62% más caro que un año atrás. Por su parte, el coste de fletar mercancías de Shanghái a Nueva York se ha incrementado un 69%, hasta 11.303 dólares; hacerlo a Rotterdam cuesta un 59% más que un año atrás, hasta 10.845 dólares, y el envío de mercancías de Shanghái a Los Ángeles ha subido su precio un 110%, hasta 8.824 dólares.

 

En el último año, el precio que más se ha incrementado el último año es el del tráfico entre Rotterdam y Nueva York, que ha escalado un 163% y de Los Ángeles a Shanghái, que ha escalado un 136%. Por el contrario, los que registran menores incrementos son de Nueva York a Shanghái, con un 59% y de Shanghái a Rotterdam, que se ha encarecido un 38%. Por su parte, la ruta que une Rotterdam con Shanghái es la única que ha rebajado su precio respecto al pasado año y lo ha hecho en un 1%.

 

La subida de costes en el transporte echa más madera a la inflación, que está alcanzando récords en diversos países. Según un estudio realizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el incremento del coste de los contenedores marítimos en 2021 agregará 1,5 puntos a la inflación global en 2022.  Además, la entidad dirigida por Kristalina Georgieva sostiene que el precio del transporte marítimo seguirá subiendo hasta finales de 2022.

 

 

 

 

“El aumento de los costes de transporte afecta a los precios de las mercancías importadas en el muelle en un plazo de dos meses y repercute rápidamente en los precios de los productores, muchos de los cuales dependen de insumos importados para fabricar sus productos”, señalan desde la entidad.

 

El FMI también señala que los países que más vulnerables se muestran ante la escalada de costes del transporte marítimo son los que la mayor parte de lo que consumen son importaciones, además de los países que suelen pagar un coste de transporte más alto, como aquellos sin litoral, de renta baja y los estados insulares.

 

 Ante la escalada de precios, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad) señaló en su último informe publicado en febrero que el comercio mundial iba a moderar su crecimiento en 2022. En cuanto a los flujos comerciales, el informe prevé que la tendencia a la regionalización aumente debido a diversos acuerdos comerciales e iniciativas regionales, así como a la “creciente dependencia de proveedores geográficamente más cercanos”.