Líder en información
económica del negocio
de la moda

Equipamiento

Archroma, el universo suizo de los productos químicos y colorantes textiles

La empresa tiene su sede en Suiza y, tras pasar a manos de un fondo de inversión, ha continuado recurriendo a las compras para seguir creciendo en un mercado en el que mantiene el liderazgo.

Ainoa Erdozain

12 abr 2022 - 04:54

En diciembre del año pasado, Archroma trasladó su sede en Suiza a Pratteln, ubicada a las afueras de Basilea

 

 

El rey del color en la moda se llama Archroma. En sus laboratorios se fabrican cada año tintes para sectores como el textil y el papel, y su historia, construida a golpe de adquisiciones y fusiones, se extiende a lo largo de más de 130 años. La empresa tiene su sede en Suiza y, tras pasar a manos de un fondo de inversión, ha continuado recurriendo a las compras para seguir creciendo en un mercado en el que mantiene el liderazgo. ¿Su gran desafío? La sostenibilidad, ya que el proceso de tintado es uno de los más contaminantes de la cadena de la moda.

 

Lee la Revista Modaes.es 42

El nuevo desorden mundial de la moda

 

 

Universo

Con sede en Pratteln (Suiza), Archroma es uno de los principales grupos del mundo especializados la producción de químicos y colorantes textiles. La compañía suiza cuenta con casi 3.000 empleados repartidos en 31 países a escala global y posee veinticinco centros de producción ubicados en los cinco continentes. La compañía trabaja para la industria textil y para sectores como el embalaje de papel, revestimientos adhesivos y selladores. Archroma opera una plataforma integrada, centrada en el cliente profesional, que ofrece soluciones especializadas en cuanto a rendimiento y color en más de cien países, con ayuda de un equipo de expertos técnicos, investigadores, desarrolladores y diseñadores de productos.

 

 

Herencia

Los orígenes de Archroma se remontan a 1886 en Basilea (Suiza), con la fundación de Kern&Sandoz, especializada en la producción de tintes textiles. En 1995, casi cien años después de su fundación, la empresa escindió su sociedad y creó Clariant, fabricante de productos químicos para distintas áreas industriales. Dos años después, el grupo se hizo con Hoechst, dedicada al negocio de los productos químicos. En 2013, el fondo Sk Capital adquirió los negocios de productos químicos textiles, especialidades de papel y emulsiones de Clariant Corporation y las tres divisiones se fusionaron en una empresa integrada independiente, llamada Archroma. En su conjunto, la compañía cuenta con más de ciento treinta años de trayectoria en la industria química.

 

 

 

 

Circularidad

A finales de 2021, la Ellen McArthur Foundation seleccionó la línea EarthColors de Archroma, fabricada a partir de residuos vegetales no comestibles, procedentes de la industria alimentaria, para un estudio online sobre biodiversidad y economía circular. Hasta entonces, Archroma había colaborado con empresas de moda como Primark, G-Star, Patagonia o Esprit, entre otras, para el desarrollo de soluciones con menos impacto medioambiental.

 

 

‘Supply chain’

La empresa suiza controla toda su cadena de suministro textil y cuenta con departamentos de investigación y desarrollo, y áreas lideradas por expertos técnicos y directores de producto. Desde la fibra hasta el acabado de los textiles, Archroma fabrica y aplica productos químicos específicos para el pretratamiento, el tintado, la impresión y el acabado de los textiles en sectores como la moda, los textiles para el hogar o los textiles técnicos. En enero de 2020, Heike Van de Kekhof cogió las riendas de la compañía como consejero delegado y unificó toda su estructura bajo un mismo techo.

 

 

Presencia en España

Archroma cuenta con dos plantas de producción en España. En su fábrica de El Prat (Barcelona), la empresa produce colorantes, productos químicos y pigmentos para el textil, además de colorantes y blanqueantes para la industria del papel. A su vez, su planta productiva ubicada en el municipio de Castellbisbal está especializada en colorantes químicos específicos para la industria del denim. Esta planta, que emplea a más de cien trabajadores, es uno de los principales centros mundiales de desarrollo de colorantes especiales para el textil. De este tipo de centros, únicamente existen tres en el mundo.

 

 

 

 

Nueva sede

En diciembre del año pasado, Archroma trasladó su sede en Suiza a Pratteln, ubicada a las afueras de Basilea, otorgando una función de investigación y desarrollo a modo de hub tecnológico para su sede ubicada en Reinach. El traslado produjo tras más de una década en el edificio TechCenter, que empezó siendo un centro tecnológico y acabo acogiendo también los servicios centrales.

 

 

Crecer con compras

En 2013, Archroma pasó a manos del fondo de inversión SK Capital y, desde entonces, la compañía ha ido engordando su músculo productivo a golpe de compras. En 2015 se hizo con la unidad de negocio textil del gigante alemán cotizado Basf, especializada en químicos, soluciones industriales y agrícolas, y más tarde adquirió su competidora suiza M. Dohmen, un grupo internacional especializado en la producción de tintes y productos químicos textiles para los sectores de la automoción, las alfombras y la ropa. En 2019, el grupo se hizo también con la división Oba de Basf, especializada en aplicaciones de papel y detergente en polvo, y con la que prosiguió su proceso de diversificación tanto de producto como geográfico.

 

 

Nueva capitana

Desde enero de 2020, Archroma está liderada por Heike van de Kerkhof , consejera delegada. La ejecutiva se incorporó al grupo procedente de Castrol, la división de lubricantes de BP, donde fue responsable del negocio en Occidente. Previamente, la directiva ocupó puestos de responsabilidad en los departamentos comerciales de operaciones en DuPont y The Chemours Company, y en total cuenta con más de treinta años de trayectoria. Además, es miembro del consejo de administración de la química OCI, especializada en la producción de nitrógeno y metanol, y del fabricante de pigmentos y aditivos Venator.

 

 

 

 

Nuevas soluciones

En enero de 2022, el gigante químico Archroma se alió con la valenciana Jeanologia, especializada en la producción de maquinaria textil, para lanzar una solución más sostenible al proceso tradicional de lavado para los tejidos denim, uno de los más contaminantes de la industria textil. Tradicionalmente, para obtener denim de color negro o azul, el tejido se expone a un tratamiento de lavado o, en algunos casos, de macerización, que consiste en añadir sosa cáustica. El nuevo método de lavado que lanzaron ambas compañías combina el uso del sistema de tintura sin anilina de Archroma y la tecnología de acabado sin agua ni productos químicos de Jeanología para eliminar sustancias tóxicas para la vida acuática y reducir, así, el uso del agua durante el proceso de lavado.

 

 

Negocio

 Archroma no comunica su facturación como grupo, pero sí la de la filial de Pakistán, que cotiza en bolsa. En el ejercicio 2021, finalizado en septiembre, la compañía facturó 19.872 millones de rupias pakistanís (97,2 millones de euros), un 32% más que el año anterior, marcado por el estallido de la pandemia. El resultado después de impuestos, por su parte, se catapultó un 98%, hasta 2.309 millones de rupias (11,2 millones de euros). En ambos indicadores, se trató de un máximo histórico desde la creación de la filial. Durante la pandemia, la compañía adecuó parte de su producción para fabricar equipos de protección individual (EPI).