Líder en información
económica del negocio
de la moda

Equipamiento

Alma irrumpe en la guerra del ‘buy now, pay later’ y abre oficinas en Madrid

La compañía, con sede en Francia, nació en 2018 de la mano de Guillaume Desloges y Louis Chatriot. Durante su trayectoria, la empresa ha captado cerca de 150 millones de euros en varias rondas de financiación.

C. J.

17 jun 2022 - 04:51

Oficinas de Alma

 

 

Más operadores de pago en España. La start up francesa Alma acaba de desembarcar en el mercado español con la puesta en marcha de oficinas en el país. En concreto, la empresa se ha instalado en Madrid, donde cuenta con un quipo de ocho personas liderado por David Meza Ayala, que se incorporó a la empresa el pasado septiembre.

 

Alma está especializada en una solución de pago aplazado para los compradores, tanto en tiendas físicas como online, pero con garantía de cobro inmediato a los comercios. Tras la operación, Alma cobra con una comisión del 3,8%. Entre sus clientes en Francia se encuentran grupos como Galeries Layayette o Printemps. La empresa también ha desarrollado una tarjeta de crédito propia para sus clientes, que no están obligados a hacerse una cuenta en la empresa. 

 

En España, donde el pago a plazos supone sólo el 2% de las transacciones, la compañía ya ha empezado a trabajar con marcas como Alma en Pena o Coolligan. El objetivo de Alma es que las operaciones en el mercado internacional supongan entre el 25% y el 30% de la facturación total este año.

 

 

 

 

Alma nació en 2018 de la mano de los empresarios franceses Guillaume Desloges y Louis Chatriot. El primero está al frente de la empresa como director de operaciones, mientras que el segundo es consejero delegado y se encarga del área técnica.

 

Durante su trayectoria, la start up ha captado cerca de 150 millones de euros en varias rondas de financiación. Entre los inversores de Alma se encuentran fondos especializados en start ups de tecnología y profesionales del sector, como uno de los fundadores de Veepee.

 

El capital de Alma está dividido en un 30% entre los fundadores y los trabajadores de la empresa, que cuentan con stock options, y el 70% restante pertenece a los fondos que han participado en las rondas de financiación.

 

La compañía financia cerca de 6.000 préstamos al día con tickets medios que oscilan desde 50 euros a 2.000 euros. Para este año, los planes de la empresa pasan por registrar una facturación de cuarenta millones de euros, el triple que el año pasado.

 

Con sede en París y Lille, la compañía francesa emplea a cerca de trescientos empleados a escala global. Además de en España, la empresa también está presente en Italia, Alemania y Países Bajos.