Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Seguridad certificada para la industria del calzado

1 mar 2010 - 00:00

La seguridad para el consumidor es cada vez más un valor añadido en los productos y una de las maneras más directas de asegurar su calidad durante el proceso de fabricación es la certificación. La multinacional TÜV SÜD tiene previsto lanzar en unos días una nueva marca de certificación destinada exclusivamente al mercado del calzado.El grupo llevará al Evento Internacional de DGS para Zapatos y Complementos 2010, que se celebrará en Dusseldorf del 12 al 14 de marzo, su nueva marca TÜV SÜD Calzado Mark, creada para salvaguardar la seguridad química del calzado. El nuevo certificado va dirigido tanto a los minoristas como a los fabricantes y marcará el cumplimiento de los requisitos internacionales y los requisitos para los fabricantes químicos. Este nuevo programa de certificación exclusiva para el mercado del calzado nace en un contexto de refuerzo de las fronteras de seguridad de cara al consumidor. La normativa sobre seguridad química se aplica en todos los mercados, como en el caso de la Unión Europea, con el Reglamento Reach, o bien en Estados Unidos, a través de Consumer Product Safety Improvement Act (CPSIA). "La creciente preocupación por el riesgo potencial para la salud humana y el medio ambiente provocados por productos químicos peligrosos ha provocado un aumento de la legislación", ha asegurado en un comunicado, Kapil Bansal, director general de ventas Softline, de la división de servicios de producto TÜV SÜD. Con el aumento de la cadena de suministro global, el cumplimiento de la legislación se complica, por tanto el uso de certificados reconocidos a nivel internacional puede ayudar a mantener la confianza del mercado a lo largo de toda la cadena de valor. Según explica el grupo en un comunicado, TÜV SÜD Calzado Mark se otorga según el cumplimiento de un análisis químico completo además de una inspección de fábrica. Las sustancias químicas peligrosas que se analizan están reconocidas como tales por las directivas europea y norteamericana, respectivamente.