Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

15 Oct 201906:37

Objetivo China: el calzado deportivo factura 66.000 millones en 2018 impulsado por el ‘boom’ asiático

El gigante asiático ha catapultado a un sector cuyas ventas aumentaron un 9,1% a escala global y que aún confía en estirar el fenómeno sneakers como motor de crecimiento en los próximos años. 
20 Sep 2019 — 03:50
Álvaro Carretero
Compartir
Me interesa

Objetivo China: el calzado deportivo factura 60.300 millones en 2018 aupado por el ‘boom’ asiático

 

 

Durante los últimos dos años hubo una palabra se repite entre las principales compañías de calzado deportivo: China. La conquista del gigante asiático, y de sus decenas de millones de consumidores potenciales, se ha convertido en el gran reto de la próxima década de las marcas especializadas, que en 2018 facturaron 66.730 millones de dólares a nivel global, un 9,1% más que el año anterior. La carrera ya ha dado el pistoletazo de salida, según el último informe publicado por Sporting Goods.

 

El planteamiento es claro: si China ya es capaz de discutir la hegemonía estadounidense en industrias como la tecnología o las telecomunicaciones, ¿por qué no en el deporte? El plan que el Gobierno aprobó en 2014, con el que pretendía que esta industria generase cinco billones de yuanes anuales antes de 2025 ha impulsado la inversión de las principales compañías en este territorio.

 

De hecho, los mercados internacionales representan el 64% del negocio de las grandes marcas, mientras que el estadounidense alcanzó 23.324 millones de dólares. Atendiendo únicamente a los países, Estados Unidos aún es el que mayor cuota de negocio copa en el sector del calzado deportivo, un 33%, seguido de China y Japón, que se sitúan en un 13% y un 5%, respectivamente.

 

 

 

 

El boom de la industria del deporte en suelo asiático ha desplazado a Francia y Alemania, las principales potencias europeas. Mark Parker, consejero delegado de Nike, aseguró que “China es el mercado que más reconocimiento ha experimentado y el que más potencial alberga”. El ejecutivo también señaló que “si bien aún no está tan desarrollado como el estadounidense, seguirá incrementando su cuota de penetración a medida que el deporte se popularice y se convierta en una parte central en la vida de sus habitantes”.

 

El distribuidor estadounidense es el principal indicador a la hora de tomar el pulso a los cambios que afectarán a la industria. Las ventas procedentes del calzado deportivo ascendieron un 8,9%, hasta 25.065 millones de dólares en 2018, equivalente a más de un tercio de la facturación de este tipo de artículos a escala global, según el citado informe.

 

El aperturismo del gobierno chino en la parcela deportiva, entendida ahora como uno de los motores de crecimiento a corto plazo, no sólo ha sido aprovechado por Nike. Adidas, que se sitúa en segundo lugar en las ventas procedentes del calzado deportivo (13.654 millones de euros) ha retrocedido por segundo año consecutivo en Europa, y son las regiones de Asia-Pacífico, con el gigante asiático a la cabeza, las que lideran su facturación.  

 

 

 

 

Pero más allá de las estrategias por conquistar el mercado asiático, durante el último año se han producido dos cambios de gran magnitud en la industria de las zapatillas deportivas. Por un lado, Skechers, cuyas ventas en esta categoría de productos aumentaron un 11,5% en 2018, hasta 4.643 millones de dólares, ha ascendido al pódium por primera vez, superando a New Balance. La marca con sede en Boston, por el contrario, estancó sus ventas en 3.265 millones de dólares y mira de reojo al grupo VF Corporation.

 

El propietario de The North Face y Vans ha aprovechado el tirón de ambas marcas en el nuevo escenario de convergencia entre moda y deporte. De hecho, son las que mayor variación interanual presentaron en 2018, ya que su facturación aumentó un 26%, hasta 3.063 millones de dólares, superando a Asics, Puma, Anta y Under Armour. El fabricante nipón, de hecho, fue el único que perdió cuota de negocio (-1,9%) de entre las diez primeras empresas del ránking.

 

El retroceso de compañías como Asics y Mizuno, especializadas en el sector del running, muestran un claro cambio de tendencia en la industria del calzado. Por un lado, el boom de esta disciplina ha perdido fuelle tanto a nivel de participación como de consumo, tal y como se refleja en el último informe elaborado por la federación internacional de atletismo.

 

Por otro lado, el fenómeno sneakers, lejos de apagarse, sigue liderando el sector, lo que ha provocado que incluso las marcas especializadas en outdoor intenten abrazarse a su influencia para impulsar su negocio y otras como Fila resurjan después de caer en el olvido durante años. En apenas un año, la marca italiana ha duplicado sus ventas, hasta 775 millones de dólares. Eso sí, entre el auge de nuevos mercados y compañías que reviven al calor del athleisure, sólo parece haber una constante: ninguna marca parece poder desafiar aún el liderazgo de Nike.

Publicidad
Compartir
Normas de participación

info@modaes.es

 

Política de validación de los comentarios:

 

Modaes no realiza validación previa para la publicación de los comentarios. No obstante, para evitar que comentarios anónimos afecten a derechos de terceros sin capacidad de réplica, todos los comentarios requieren de un correo electrónico válido, que no será publicado.

 

Escribe tu nombre y dirección de email para poder opinar sobre esta noticia: tras hacer click en el enlace que encontrarás en el correo de validación, tu comentario será publicado.

0 comentarios — Se el primero en comentar
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...