Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Marie Vandendriessche (Esade): “La recuperación será incierta y desigual”

Nacida en Bélgica, Marie Vandendriessche se formó en Barcelona, donde ha desarrollado toda su carrera profesional. La académica es investigadora sénior de EsadeGeo, el Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade presidido por Javier Solana.

I. P. G.

19 ene 2022 - 04:47

Marie Vandendriessche (Esade): “La recuperación será incierta y desigual”

 

 

Incertidumbre, desigualdad, todavía cuellos de botella y la amenaza de que estalle la burbuja china. Estos son los riesgos a los que se enfrenta la economía mundial en 2022, señala Marie Vandendriessche, investigadora sénior del Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade (EsadeGeo), que a finales del año pasasado presentó, de la mano de Barcelona Centre for International Affairs (Cidob), la nota El Mundo en 2022 que pone el foco en los diez temas que marcarán la agenda global en 2022.

 

 

Lee la Revista Modaes.es 41

Terremoto Shein

 

 

Pese a que las líneas maestras que marcarán la economía en el año entrante están claras, Vandendriessche es reacia a hacer predicciones más concretas. “Es muy difícil de predecir hoy porque hay problemas muy importantes que tardarán en resolverse”, señala la experta, especializada en política medioambiental y energía. “La recuperación, recoge el informe, será incierta, porque el contexto continúa marcado por la incertidumbre, y desigual”, insiste.

 

Hay zonas donde la recuperación va a ser más rápida que otras, y quizás la recuperación lenta se verá precisamente en las zonas en situación menos avanzada de desarrollo, que son las que necesitan de mayor crecimiento -avanza Vandendriessche-; en consecuencia, es posible que el mundo sea más desigual”.

 

 

 

 

A esta recuperación a doble velocidad se sumarán otros desafíos añadidos como los continuos cuellos de botella en las cadenas globales de aprovisionamiento y una posible ralentización de China, además de la continúa subida de costes de la energía. En este último caso, sin embargo, Vandendriessche confía en que no se trata de un problema estructural. “Es cíclico, siempre lo ha sido; es cierto que en esta subida de precios hay muchos factores implicados, pero en el marco de un ciclo”, subraya.

 

“Hace cuatro o cinco años -recuerda-; los tipos de gas bajaron muchísimo, eso motivó una menor producción de gas, y cuando la demanda aumentó, había menos suministro y por tanto subieron los precios, es algo que ocurre recurrentemente”.

 

Hay otros factores que influyen a corto plazo, como el aumento de la demanda industrial en China y Asia Pacífico, que motivó que se redujera el almacenamiento de gas en Europa y se empezara la campaña con menos stock.

 

 

 

 

El desafío de la sostenibilidad

Otro de los retos que seguirá en la agenda pública en 2022 será la lucha contra el cambio climático. “Los esfuerzos a escala global son hoy insuficientes, sobre todo si se compara con el objetivo que se estableció en París de limitar el calentamiento a 1,5 grados”, opina la experta.

 

“Según los cálculos de Climate Action Tracker, llegaremos a un calentamiento de 2,4 grados, aunque también dicen que es posible que no sea tan alto si se implementan de verdad algunos compromisos que están sobre el papel”, apunta. En este sentido, Vandendriessche aplaude los compromisos alcanzados en la Cop26, más ambiciosos que los del acuerdo original de París.

 

También destaca el importante rol que pueden jugar los planes europeos de recuperación. “Europa fue el primer continente en anunciar un plan de neutralidad climática, es líder en eso y en implementación y está jugando un rol muy importante en el tablero internacional, más allá de sus fronteras”, enfatiza. “El impuesto sobre el CO2 a las importaciones, por ejemplo, permite a la Unión Europea y sus productores ser más ambiciosos a nivel climático, pero también motiva a una transformación en otros países donde se aprovisionan los productores europeos”, señala.

 

 

 

 

¿Este tipo de regulaciones terminarán motivando una subida de precios? No necesariamente. “Al principio puede serlo, pero no siempre”, opina. “En el sector eléctrico, la producción con placas fotovoltaicas ya es completamente competitiva, este es un ejemplo en el que ser sostenible no es más caro, pero hay que tener en cuenta otros factores, como cuando las estructuras existentes son también muy costosas”, matiza.

 

Para alcanzar la meta de frenar el cambio climático, subraya Vandendriessche, es necesario un trabajo conjunto de empresas, consumidores y gobiernos. “Es un problema tan grande que si no actúan todos, no vamos a llegar”, sentencia.

 

“Tenemos que ser conscientes de nuestro consumo como individuos, pero también necesitamos impulsos por parte de las políticas, y las empresas deberán adaptar sus modelos”, asegura. En esta transición, Europa puede volver a jugar un papel clave en el tablero internacional. “No suena muy bonito ser un líder regulatorio, pero la Unión Europea lo es”, sentencia Vandendriessche.

 

 

 

 

En 2022, tendrá que considerar qué rol juega en el orden mundial, tan marcado por la relación bilateral entre China y Estados Unidos”, apunta. “Deberá decidir en qué lado de la historia está, y seguramente mirará hacia el Pacífico”, anticipa.

 

Nacida en Bélgica, Marie Vandendriessche se formó en Barcelona, donde ha desarrollado toda su carrera profesional. La académica es investigadora sénior de EsadeGeo, el Centro de Economía Global y Geopolítica de Esade presidido por Javier Solana.

 

Vandendriessche tiene un máster en relaciones internacionales del Institut Barcelona d’Estudis Internacionals (Ibei) con especialización en política económica del desarrollo y política medioambiental internacional y se formó también en la Academy for Global Governance del European University Institute de Florencia.