Utilizamos las cookies para ayudar a personalizar contenido, adaptar y medir los anuncios, y facilitar una experiencia más segura. Al hacer clic o navegar en el sitio, aceptas que recopilemos información dentro y fuera de modaes.es mediante las cookies. Consulta aquí más información, incluida la relativa a los controles disponibles: Política de cookies

Líder en información económica del negocio de la moda

16 Sep 202123:40

Las exportaciones textiles de China se disparan un 30% en el año del Covid-19

El incremento de la demanda de mascarillas y otros equipos de protección individual ha compensado en parte la caída de la industria de la moda.
30 Mar 2021 — 11:12
Modaes
Compartir
Me interesa

Las exportaciones textiles de China se disparan un 30% en el año del Covid-19

 

 

El textil chino resiste en el año de la pandemia. Las exportaciones de artículos textiles del gigante asiático se dispararon un 30% en 2020 pese a la caída de la demanda de la industria de la moda y las disrupciones que ocasionó el Covid-19 en la cadena de valor del sector, según ha adelantado Cgtn News.

 

En concreto, las exportaciones textiles se dispararon un 29,2%, hasta 153.840 millones de dólares. Las de ropa, en cambio, cerraron el año en descenso. En conjunto, las ventas al extranjero de textil y confección repuntaron un 9,6%, hasta 291.220 millones de dólares entre enero y diciembre, según datos provisionales.

 

El país, uno de los mayores importadores de algodón e inmerso ahora en el escándalo de Xinjiang, donde la minoría musulmana uigur está sometida a trabajos forzadosdisparó un 17% sus compras de algodón al extranjero, hasta 2,16 millones de toneladas.

 

China fue el primer país que paralizó su producción por el estallido del coronavirus. En enero, las fábricas echaron el cierre con motivos de las festividades del año nuevo chino y ya no volvieron a abrir hasta principios de marzo, justo cuando comenzaba el confinamiento en Occidente.

 

 

 

 

En un principio, la disrupción de la producción en el país motivó que parte de la fabricación se trasladara a otros mercados del entorno, pero con el cierre de tiendas en Europa y Estados Unidos los retailers terminaron cancelando en masa los pedidos.

 

Sin embargo, la producción de mascarillas y de tejidos para equipos de protección individual (EPI) consiguió salvar el año para la industria textil en el país, que se convirtió en la tabla de salvación ante el desabastecimiento en Occidente.

Publicidad
Comentar
Compartir
i18n_1_doubleclick_bridge_bottom
...