Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

Especial 2020: el negocio de la moda en el año del Covid-19

La moda española da un paso atrás de seis años en los mercados internacionales

De enero a octubre, las empresas españolas exportaron productos de moda por sólo 17.419 millones de euros, el valor más reducido para este periodo desde 2014. A falta de los datos de cierre de año, el sector ha roto en 2020 un largo periodo de éxitos en los mercados internacionales: en lo que va de siglo las exportaciones sólo habían caído en dos ocasiones, en 2003 y en 2009.

C. De Angelis

30 dic 2020 - 05:00

La moda española da un paso atrás de seis años en los mercados internacionales

 

Como cada año, Modaes.es realiza en las últimas semanas de diciembre un repaso a los últimos doce meses en el negocio de la moda, marcados por el impacto de la pandemia del Covid-19. Análisis macroeconómico de España y el mundo, recorrido por los fenómenos sociales que ha provocado el coronavirus y reportajes sobre el impacto en las principales empresas del sector forman el Especial 2020: el negocio de la moda en el año del Covid-19. 

 

 

Seis años perdidos en menos de doce meses. Ese es el balance que deja el Covid-19 en las ventas españolas moda al extranjero un año catastrófico para las empresas exportadoras del sector. A falta de datos de cierre de año, hasta octubre las exportaciones de productos de moda se habían situado en 17.419,4 millones de euros, lo que representa una caída del 19,7% en relación con el año anterior y el valor más bajo en este periodo desde 2014.

 

En 2019, las exportaciones españolas de productos de moda (categoría de las estadísticas de Icex España Exportaciones e Inversiones que incluye prendas, calzado, complementos, cosmética y perfumería) habían llegado a su máximo histórico, con 25.910 millones de euros vendidos al exterior de enero a diciembre. De enero a octubre de 2019 ya se habían superado los 21.000 millones de euros, con ventas al extranjero de 21.699,4 millones de euros, un 5,4% más que en el mismo periodo de 2018.

 

La evolución de las ventas en 2020 supone un punto de inflexión en la tendencia de las exportaciones españolas de productos de moda, que llevaban subiendo de forma continuada desde 2010: en 2018, el aumento anual fue del 0,4%; en 2017, del 7,4%, y en 2016, del 6,4%. En lo que va de siglo las ventas el exterior del sector de la moda sólo pincharon en 2003 y en 2009, en ambos casos con caídas cercanas al 3%.

 

 

Este cambio de dirección refleja el impacto de las perturbaciones de la economía internacional en el sector español de la moda, que en la anterior crisis tuvo en los mercados internacionales un salvavidas que compensó parte del golpe de un mercado interior que se caracterizó entonces por una continuada reducción del consumo y, con ello, las ventas de moda. En 2020, este salvavidas también falló.

 

No sólo eso, sino que tras años con una evolución mejor que el conjunto de las exportaciones españolas de bienes, las ventas al exterior del sector de la moda iban en octubre camino de cerrar un año peor que el conjunto de sectores exportadores. Frente a una caída general del 11,9% en las exportaciones españolas de bienes hasta octubre, el ajuste del sector de la moda rozaba el 20%.

 

Menos diversificación

Sólo dos países (Polonia y República Checa) de entre los cincuenta principales clientes de las ventas españolas de moda en el extranjero fueron en positivo para estas exportaciones. En el resto, la caída de ventas fue generalizada. Un único país, Italia, fue el causante de una décima parte de los 4.280 millones de euros de productos de moda que España dejó de vender al exterior hasta octubre. El primer mercado de Europa golpeado por la pandemia, que se sitúa en segundo lugar entre los principales destinos de las exportaciones españolas de moda, realizó compras de estos artículos a España por sólo 1.708,3 millones de euros, lo que supone un descenso del 21,4%. En términos absolutos esto significó un retroceso de 465,1 millones de euros en las exportaciones españolas de moda respecto al año anterior.

 

La segunda mayor caída en volúmenes absolutos correspondió a Portugal, tercero en el ránking de los principales clientes exteriores de la moda española. Las importaciones de estos productos realizadas por el mercado luso se redujeron en 401,8 millones de euros de enero a octubre, hasta 1.460,7 millones de euros, un 21,6% menos que en el periodo de enero a octubre de 2019.

 

Francia, primer destino de las exportaciones españolas de moda (y, en general, primer aliado exterior del país), redujo sus compras de moda española un 11,3%, hasta 2.488 millones de euros. En magnitudes absolutas esta caída supuso un golpe para el conjunto de las exportaciones de 316,9 millones de euros, la tercera más elevada.

 

 

 

 

Dos de los países en el top ten de los clientes exteriores de la moda española registraron caídas más relevantes en términos absolutos que estos tres mercados. El mayor ajuste correspondió a Estados Unidos, que redujo su demanda de moda española un 25% de enero a octubre, hasta 701,3 millones de euros. Debido a este descenso, que en magnitudes absolutas supuso un recorte de 233,9 millones de euros, el mercado estadounidense cayó una posición en el ránking de los principales clientes de la moda española: pasó del octavo al séptimo puesto.

 

La segunda mayor caída, del 22%, correspondió a Marruecos. El reino alauí importó productos de moda procedente de España por 854,7 millones de euros, lo que le situó en séptima posición, una menos que en el año anterior.

 

El impacto del Covid-19 también dañó particularmente las ventas a uno de los mercados con mayor potencial para la moda española: México. El país norteamericano, que se había situado en undécima posición entre los principales clientes de la moda española de enero a octubre de 2019, bajó de un plumazo tres posiciones tras reducir su demanda de artículos españoles de moda un 38,9%, hasta 316,4 millones de euros, 201 millones de euros menos.

 

 

 

 

Entre los grandes clientes de la moda española sólo Polonia fue a contracorriente, al elevar un 8,7% sus compras de enero a octubre en comparación con el mismo periodo del año anterior. Las exportaciones de moda a Polonia se situaron en 893,6 millones de euros, 71,9 millones de euros más, y el país avanzó dos posiciones entre los principales destinatarios de estas ventas, pasando de la octava en 2019 a la sexta en 2020.

 

La subida registrada en República Checa, del 3,2%, apenas tuvo efecto para paliar la caída generalizada de las ventas. Las exportaciones del país (que ocupa la posición 23 entre los principales clientes de la moda española) subieron en sólo 4,5 millones de euros, hasta 146,2 millones.

 

Si bien la caída de las exportaciones de moda fue generalizada en todo el mundo, los descensos más elevados se produjeron en mercados en los que el sector ha tenido tradicionalmente un volumen bajo de ventas. Por ejemplo, las ventas cayeron un 51,4% en Singapur, un 50% en la India, un 45,6% en Indonesia o un 42,5% en Colombia. También superaron el 30% las caídas de ventas a mercados como Chile, Brasil, Vietnam, Egipto y Chipre.

 

Todo ello provocó que aumentara la concentración de las exportaciones españoles de moda en un puñado de países: el top ten de los principales clientes para el sector concentraron el 66,2% de las exportaciones españolas de moda, frente al 62,4% del año anterior. En otras palabras, ante el gran paso atrás en las ventas en mercados de alto potencial para la moda española, se redujo la diversificación de las exportaciones españolas de moda y se incrementó así la dependencia de los mercados más importantes.

 

Exportaciones por producto

Tal y como ocurrió con casi todos los países de destino de las exportaciones, las ventas también retrocedieron de enero a octubre de 2020 de forma generalizada en los diferentes segmentos del sector de la moda. Los artículos más castigados fueron los de las prendas confeccionadas en piel, cueros y pieles y componentes para el calzado, con caídas del 30,4%, del 25,7% y del 23,8%, respectivamente. No obstante, su impacto sobre el total de las ventas no fue verdaderamente significativo, ya que estos tres sectores fueron los responsables de sólo 230,6 millones del total de los 4.280 millones de euros que se dejaron de vender al exterior de enero a octubre de 2020.

 

El verdadero golpe, con un descenso de ventas al exterior de 2.061,1 millones de euros, correspondió a la caída de las exportaciones de prendas de vestir. La categoría estrella de las exportaciones españolas de moda saldó el periodo de enero a octubre con un descenso de las ventas al extranjero de 7.715,1 millones de euros, un 21,1% menos que en el periodo de enero a octubre de 2019.

 

Las exportaciones de perfumería y cosmética, la segunda categoría más importante para las ventas españolas de moda al extranjero, descendieron un 17,3%, hasta 3.278,8 millones de euros; las de materiales textiles lo hicieron un 20%, hasta 2.250,6 millones, y las de calzado un 18,5%, hasta 1.751,3 millones.

 

 

 

 

Aunque todas las categorías redujeron sus exportaciones, el segmento que perdió menos ventas en el extranjero fue el de la puericultura. Las ventas al exterior de este segmento cayeron un 8,9%, hasta 302,5 millones de euros.

 

Mes a mes, las exportaciones españolas de moda fueron a la baja de manera continuada una vez estalló la pandemia en España y Europa (en enero y en febrero, se mantuvieron al alza). Tras registrar caídas del 66,3% en abril y del 53,1% en mayo, el dato menos malo fue el de septiembre, con un descenso interanual de las exportaciones de moda del 2,6%. Sin embargo, el dato volvió a empeorar en octubre, volviendo a las caídas de doble dígito.

 

 

 

 

Importaciones al ralentí

Las importaciones descendieron en los diez primeros meses de 2020 a un ritmo similar al de las exportaciones, con un descenso del 20,2%. China, principal proveedor de la moda española, redujo sus ventas de moda al país un 22,2%, pasando de 4.941 millones de euros en el periodo de enero a octubre de 2019 a 3.846,1 millones de euros en el mismo periodo de 2020. Los descensos fueron inferiores a la media en las importaciones procedentes de Bangladesh, Turquía e Italia (segundo, tercer y cuarto mayor proveedor de la moda española), mientras que llegó al 27,9% en el caso de Francia (en quinta posición) y al 24,7% en el caso de Marruecos (sexta).

 

Entre los mayores proveedores de la moda española sólo Portugal aguantó el golpe de la crisis: las importaciones de moda procedentes del país vecino descendieron sólo un 1,1%, hasta 815,9 millones de euros. Portugal pasó de esta forma de la novena a la séptima posición entre los mayores proveedores de la moda española. Myanmar, en decimotercera posición, elevó sus ventas a España un 6,8%, hasta 493,1 millones de euros en el periodo de enero a octubre. Fue la única subida entre los veinte principales proveedores de la moda española.