Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La moda encabeza producción industrial entre enero y julio con un alza de más de 20%

El Índice de Producción Industrial (IPI) de la ropa, cuero y calzado han sido los que más han aumentado en los siete primeros meses del año, según el Informe trimestral de la economía española publicado por Banco de España.

La moda encabeza producción industrial entre enero y julio con un alza de más de 20%
Entre enero y julio, la actividad productiva de las ramas manufactureras registró una subida en España del 2,9%.

C. Juárez

22 sep 2022 - 05:00

La moda coge carrerilla. La industria del textil, la confección y el cuero y el calzado en España han sido las que han impulsado el incremento de la industria española en los siete primeros meses del año. En concreto, la producción de ropa se ha situado a la cabeza de todos los sectores, con una variación media anual de más del 20%.

 

Entre enero y julio, la actividad productiva de las ramas manufactureras registró una subida en España del 2,9%. El incremento se encuentra muy por encima que el resto de las industrias europeas después de que el Índice de Producción Industrial (IPI) de Italia y Francia subieran un 1,3% y un 1,2%, respectivamente, en el periodo, y la producción en Alemania descendiera un 1,2%.

 

Sin embargo, el Banco de España señala en el Informe trimestral de la economía española que “esta positiva evolución agregada del IPI español oculta una elevada heterogeneidad entre las diferentes ramas manufactureras”.

 

 

 

 

La producción de las industrias de consumo ha sido la que más se ha incrementado en los siete primeros meses del año, mientras que en sectores como la metalurgia o la fabricación de vehículos de motor, la producción ha descendido en el periodo.

 

El Banco de España explica que los factores que han afectado al retroceso de la producción en algunos sectores son “el encarecimiento de la energía en un contexto marcado por la guerra en Ucrania, los cambios en los patrones de consumo asociados al proceso de normalización de las actividades sociales tras la fase más aguda de la pandemia, y los cuellos de botella en las cadenas globales de suministros”.

 

El punto con el que ha jugado a favor la industria española de la moda es el levantamiento de las medidas de contención asociadas con la pandemia, “lo que habría conllevado una recuperación de la demanda en actividades con un elevado componente de interacción social y un impulso para la producción de las ramas manufactureras más vinculadas a dichas actividades, como la fabricación de ropa y calzado”, asegura el Banco de España en su informe.

 

 

 

 

El textil, la confección y el cuero y el calzado fueron algunas de las industrias más afectadas durante los peores meses de la pandemia, pero “han sido precisamente las que más han crecido en la parte transcurrida de 2022, una vez que dichas medidas de contención se han eliminado y se ha producido cierta reactivación de la movilidad y de las actividades sociales”.

 

La entidad también explica que la industria española de la moda ha logrado impulsar la producción del total de la industria frente a otros países europeos debido a que su peso sobre el total se sitúa en el 6,8%.

 

En Alemania, en cambio, los sectores de la metalurgia, vehículos de motor y química tienen más peso sobre el total de la industria y se han “visto negativamente afectadas en los últimos trimestres por su elevada dependencia energética y los cuellos de botella”. El peso de la industria de la moda sobre el total en el país es del sólo el 1,1%.