Líder en información
económica del negocio
de la moda

Entorno

La industria del lujo, tocada pero no hundida

1 dic 2009 - 00:00

El sector del lujo todavía no ha dicho la última palabra. Ni mucho menos. Analistas y empresarios de la industria, duramente golpeada por la coyuntura económica, vislumbran una cierta recuperación de cara al año que viene. Las mujeres y clientes de más edad son los segmentos de consumidores que a día de hoy animan las ventas. Las nuevas categorías del lujo pasan por la tecnología, el mobiliario, los viajes y tratamientos de belleza, que ayudarán al sector a registrar un aumento en la facturación del 4%. Esta es al menos la conclusión de Jean-Marc Bellaïche, uno de los socios de Boston Consulting Group, durante la conferencia El lujo más allá de la crisis celebrada en París la semana pasada.Los mercados también marcan la pauta. Mientras algunas marcas continúan su crecimiento en Oriente, las perspectivas en Estados Unidos siguen centrando la atención de los analistas de la industria. Recientes encuestas apuntan que las firmas de lujo tradicionales han perdido dominio en este mercado. “Estados Unidos es un mercado creciente, pero todavía tenemos que encontrar la clave”, aseguró Bellaïche. Las mujeres, según acordaron los analistas durante la jornada, compran cada vez más productos para sí mismas gracias al acercamiento de sus salarios a los de los hombres y los clientes de más de 60 años se han convertido en un segmento interesante para las compañías. Además, las marcas están tomando buena nota del cambio del mercado. Así, las firmas se adaptan a su nuevo posicionamiento mejorando la realidad y calidad de sus productos y rebajando la ostentación que hasta ahora acarreaban. Y los precios también se ajustan. “Me gusta vender a precio normal”, reconoció Paolo de Cesare, director general de Printemps tras explicar que las tiendas han reducido sus descuentos este año respecto a ejercicios anteriores. Otra de las características del mercado del lujo es, según los expertos reunidos en París, la reducción de los lanzamientos de nuevos productos de categorías tradicionales. Según explicó el consejero delegado de Baccarat, Hervé Martin, "la crisis debería obligarte a cambiar tu posicionamiento de marca pero hay que prestar atención a la comercialización de los productos". En el caso de Baccarat, las ventas caerán en torno al 15% a finales de año aunque algunas líneas de productos, como la joyería, siguen creciendo gracias a la diferenciación que aportan. La ciudad de Milán también celebró su propia cumbre del lujo. Los analistas de Merrill Lynch lanzaron sus previsiones para la industria: un crecimiento del 5% en 2010 frente un caída del 5% acumulada durante este año. El protagonista de este repunte el año que viene serán, según Merrill Lynch, los accesorios de alta calidad. Mientras, la ropa será la que peor lo tenga para remontar las ventas en 2010 al igual que relojería y joyería, con un caída prevista del 6% este año, y los perfumes, que registrarán un retroceso más leve este año, del 1%.