Entorno

Impacto a largo plazo y menos ‘sourcing’ en Asia: la moda, en alerta por la escalada del dólar

Los gigantes tratan de mitigar su exposición a la divisa estadounidense para reducir el golpe que su subida está teniendo en un margen ya muy debilitado por la inflación en toda la cadena de valor.

Impacto a largo plazo y menos ‘sourcing’ en Asia: la moda, en alerta por la escalada del dólar
La última empresa en reconocer el impacto de la divisa en su cuenta de resultados ha sido Asos.

C. Juárez

20 oct 2022 - 05:00

Otro viento en contra, a largo plazo y que obliga a adaptarse. Menguar el aprovisionamiento en Asia para reducir el impacto de los cambios de divisa y modificar sus estrategias son algunas de las medidas que han tenido que tomar las compañías del sector de la moda ante la subida del dólar, que en julio alcanzó la paridad con el euro.

 

La última empresa en reconocer el impacto de la divisa en su cuenta de resultados ha sido Asos, que ayer publicó la evolución de sus ventas y beneficio del ejercicio 2022, en el que ha señalado que ha estado expuesto “al riesgo de transacciones en moneda extranjera, principalmente en dólares estadounidenses y australianos”.

 

El grupo británico de ecommerce ha adelantado que tratará de “mitigar la exposición a transacciones en moneda extranjera cuando sea posible” y utilizar instrumentos financieros para cubrir los flujos de efectivo futuros.

 

 

 

 

Juan Vázquez Rojo, profesor de economía de la Universidad Camilo José Cela, señala que el problema se agudiza porque “la moneda se devalúa en un entorno de inflación, que además es inflación importada”.

 

Precisamente con el objetivo de reducir su exposición al dólar en las primeras fases de la cadena de valor y disminuir las importaciones, la compañía británica de ecommerce Boohoo ha tomado medidas como el traslado de parte de su aprovisionamiento a cercanía.

 

Boohoo explicó en la conferencia con analistas de sus últimos resultados que “las presiones cambiarias están afectando particularmente a los mercados de abastecimiento dada la reciente debilidad del euro frente al dólar”.

 

En concreto, la empresa ha trasladado parte de su aprovisionamiento a Europa, ya que “gran parte de los tejidos y materias primas vienen de Asia, que está dominada por el dólar”. Según Vázquez Rojo, ante esta situación, las empresas internacionales tienen dos opciones: “reducir compras o trasladar el incremento de costes al consumidor”.

 

 

 

 

La empresa, que actualmente tiene basado el 60% de su aprovisionamiento en cercanía, ha tomado otras medidas para paliar los efectos del fortalecimiento del dólar, “ya que es una moneda con gran fortaleza con la que se realizan muchos intercambios comerciales”. Entre las medidas que ha llevado a cabo Boohoo se encuentran maximizar recursos o llenar los contendedores de pedidos “para reducir costes”.

 

El experto añade, además, que el sector de la moda se encuentra muy afectado porque “tiene una cadena de valor muy diseminada y la distribución es muy global”. La subida del dólar tendrá efectos duraderos y “continuará en el largo plazo”, sostiene Vazquez Rojo.

 

Las compañías del sector también coinciden en que la situación se alargará. Entre ellas se encuentra H&M, que aseguró en la conferencia de los resultados de los nueve primeros meses de ejercicio que no tiene previsto que la situación vaya a mejorar y continuará impactando en los márgenes de la empresa durante los próximos meses.

 

 

 

 

“No vemos que la relación entre el euro y el dólar vaya a cambiar hacia una dirección positiva desde nuestro punto de vista”, vaticinó la empresa. Los expertos también secundan estas previsiones. “Falta mucho para que se revierta la situación”, señala Josep Lladós, profesor de la Universidad Oberta de Catalunya.

 

El experto señala que otro de los efectos del encarecimiento del dólar es en la política monetaria: “no es tan visible como el encarecimiento de las importaciones, pero si la Reserva Federal sigue subiendo tipos, hará que el Banco Central Europeo también suba, y estas subidas penalizan a las compañías que están endeudadas o que tengan que acudir a créditos”.

 

Por su parte, Inditex explicó en la presentación de los resultados correspondientes al primer semestre de ejercicio que a los tipos de cambio actuales, espera “un impacto de divisa de +0,5% sobre las ventas en el ejercicio 2022”.

 

También la británica AB Foods señaló que Primark que se ha visto afectada en el último ejercicio por “el fortalecimiento del dólar frente a la libra y el euro”. Por su parte, Fast Reailing también ha alertado sobre el impacto de los tipos de cambio para el próximo ejercicio, en su caso por la devaluación del yen. “El entorno empresarial continúa siendo severo a la luz de la inflación y la rápida depreciación del yen”, subrayó la empresa hace unas semanas en la presentación de sus resultados anuales.